Ir a contenido

Editorial

Los indicadores miden los daños del 'procés'

El INE certifica la pérdida de turismo extranjero en Catalunya por la inestabilidad politica

Turistas y barceloneses, en el paseo de Lluís Companys.

Turistas y barceloneses, en el paseo de Lluís Companys. / JULIO CARBÓ

Las estimaciones provisionales sobre el impacto negativo en la economía catalana de la grave inestabilidad política de los últimos tiempos se han visto confirmadas por el Instituto Nacional de Estadística. Este convulso octubre del referéndum, las continuas movilizaciones y el artículo 155, los turistas extranjeros que visitaron Catalunya fueron el 4,7% menos que en el mismo mes del 2016. Por el contrario, en septiembre las visitas subieron el 6%, lo que lleva a la conclusión de que, a diferencia del 1-0, el atentado del 17 de agosto en la Rambla no retrajo la afluencia de visitantes extranjeros. Y la estadística muestra otro dato revelador: también el resto de España ha recibido este octubre menos turistas de los previsibles, lo que contribuye a la animadversión que el procés ha generado en otras partes de la Península. Solo los irresponsables partidarios del cuanto peor, mejor pueden permanecer indiferentes en Catalunya a las cifras que reflejan el coste económico –que tarde o temprano se traduce en puestos de trabajo– que está teniendo el camino aventurero. Los indicadores negativos se extienden al sector de la construcción, que para el 2018 ha revisado a la baja sus previsiones de crecimiento (del 4,1% al 3,8%). El corolario no puede ser más claro: la incertidumbre retrae el consumo y la inversión, que se rigen, entre otras, por la ley no escrita de la confianza, un valor que cuesta mucho de conseguir pero poco de perder y que a veces es imposible recuperar. De todos depende que no sea este el caso.

0 Comentarios
cargando