Ir a contenido

La clave

Dos tuits para olvidar

Juancho Dumall

Alicia Sánchez-Camacho va a denunciar al usuario de Twitter que le dedicó en esa red un menaje intolerable: "A tú et tendria que haber trovat la manada". El tuit, cargado de machismo y de bajeza, refleja una de las peores tendencias de la pretendida nueva democracia de las redes: la crítica política descerebrada, con la apelación a los peores instintos, desde la irresponsabilidad que concede el anonimato. Los dirigentes del PP tienen buena parte de culpa en la crisis política catalana, sin duda. Pero quien para atacar a una dirigente política echa mano de semejantes deseos (¡ojalá te violen en grupo!, es lo que viene a decir el tuit) no hace sino banalizar una realidad trágica (la de las mujeres violadas) con el recurso a un humor de cabestro que busca la complicidad de los suyos.

Denunciable es también otro tuit, de otro cariz, pero igualmente nocivo. "Somos beneméritos y no hacemos distinción de ideologías, razas, credos... cuando salvamos la vida de alguna persona en la montaña". Es el mensaje conocido ahora del grupo de montaña de la Guardia Civil que rescató a dos montañeros en el Pico del Alba, en el Pirineo aragonés, con la particularidad de que los alpinistas pretendían izar la bandera 'estelada' en esa cima de 3.118 metros. Otra vez estamos ante un uso de Twitter absolutamente prescindible. 

Éxito indudable de los guardia civiles que, con alto riesgo para sus vidas, acudieron al rescate de los dos montañeros leridanos, sobró la aclaración de que ellos trabajan sin mirar la ideología de quienes se han quedado colgados en le monte. Faltaría más. Su trabajo consiste en hacer rescates y nada tiene que ver el pensamiento político de los rescatados. Tampoco estaría de más recordar que el independentismo, presumible en quienes querían colocar la bandera en los alto de la montaña, es una ideología legal, constitucional y respetable.

Una vez más cabe pedir a particulares e instituciones un uso responsable de las redes sociales. Contar hasta diez, como dijo la expresidenta del Parlament, Núria de Gispert, tras haber metido la pata hasta el fondo en otro tuit para el olvido. No hagamos entre todos que corra una especie de odio de baja intensidad.
 

0 Comentarios
cargando