Ir a contenido

Campaña de Sanidad

Se llama violación

Lucía Etxebarria

Si hay una violación es porque hay un violador, no porque la víctima haya bebido o dejado de beber


Sanidad ha retirado un cartel de la campaña Menores sin Alcohol cuyo texto rezaba: «El 62% de los menores de edad ha consumido alcohol en el último mes. Tras su consumo se constata un mayor número de relaciones sin protección o no consentidas. Pero tranquila, seguro que tu hija no bebe».

¿Por qué lo llaman relaciones sexuales no consentidas cuando quieren decir violación? Después nos llama la atención lo de «tranquila». La que se debe preocupar es la madre. El padre, por lo visto, no pinta nada en el problema. Por no decir que se están asociando las violaciones al consumo de alcohol por parte de la víctima. Pero si hay una violación es porque hay un violador, no porque la víctima haya bebido o dejado de beber.

Lo más común es que la agresión sexual se produzca por parte de un conocido. Puede que pasen unos días hasta que la víctima vaya a un hospital, y hay muchas que incluso se lo callan y no se lo cuentan a nadie. Porque se sienten culpables. Ante una situación de peligro, el cerebro inteligente se suele dormir y actúa el cerebro animal. Lo habitual es paralizarse. Una vez pasa el peligro y vuelve el cerebro racional, la persona lo analiza y se siente culpable: ¿cómo es que me quedé quieta?, ¿cómo no hice nada?

Luego llegan los juicios y posicionamientos. Suele pasar como en los pueblos, donde al final todo se sabe: unos están de parte de unos y otros de otros. Si hay un proceso judicial, a la víctima se le va a cuestionar si lo que dice es verdad. Incluso con hematomas en las zonas genitales y desgarros anales (el caso de Málaga). El agresor dice que las relaciones han sido consentidas, pero un poco brutas, y se le sigue diciendo a la víctima: ¿por qué accediste a irte con él?, ¿por qué no hiciste nada?, ¿por qué no fuiste antes al hospital?, ¿realmente dijiste que no?, ¿pero era un no claro?

Este cartel es un exponente clarísimo de lo que piensa un violador: él no violó, simplemente no pidió consentimiento. Ella se lo buscaba, porque si se pone así de ciega ya iba pidiendo guerra. Y la madre algo tendrá que ver, que la ha dejado salir y no la tenía en casa con la pata quebrada. Este cartel es un exponente clarísimo de lo que es la cultura de la violación

0 Comentarios
cargando