Ir a contenido

Los 'putos periodistas' de Leo

Mónica Marchante

Pocos futbolistas han sido tratados peor por la prensa argentina que Messi, que solo habla allí

Febrero de 2015. Un mes antes el Barça había tocado fondo en Anoeta y Zubizarreta había sido destituido. El domingo 12 el Barça acababa de medirse al Atlético de Madrid imponiéndose 3-1 y Leo Messi había recibido el trofeo al mejor goleador histórico de la LFP. Minutos después se sentaba con el trofeo en el plató que Barça TV tiene cerca de los vestuarios del Camp Nou.

Allí respondió a varias preguntas sobre el partido y quiso desmentir una presunta mala relación con Luis Enrique. Y una supuesta petición a Bartomeu para que se cargara al técnico. Dijo que le dolían esos rumores porque "salen de Barcelona, no de Madrid como otras veces". Y se lamentó: "Estoy cansado, escuché muchas cosas de mí. Me pintan como que manejo el club y no es verdad, soy uno más, no exigí nada para quedarme porque no tenía ninguna intención de irme a ningún lado. Todo es mentira y aprovecho que estoy aquí para que se sepa la verdad". La comparecencia duró exactamente 6 minutos y 3 segundos. Han pasado casi tres años desde esa entrevista, la última que el argentino concedió a la televisión del club.

Tres meses después compareció en la sala de prensa del club en la previa del Barça-Bayern de Champions. No ha vuelto por allí.

En marzo de 2016 respondió preguntas en un acto publicitario.

En julio pasado se presentaba en Japón Rakuten como nuevo patrocinador del Barça. Ese en cuya gestación intervino Piqué. Messi estuvo en el acto y dejó dos frases ante los medios.

Ni en Liga, ni en Copa ni en Champions. No ha vuelto a hablar con la camiseta del FC Barcelona. Su club desde los 11 años, donde se ha convertido en el mejor jugador del mundo, donde ha logrado todos los trofeos que un futbolista pueda conseguir en un club, el club que le cuida, le escucha, le mima y le concede lo que desea, el que le rodea de los mejores, el club que le trata como lo que es, la mayor estrella del universo futbolístico mundial y le paga en consonancia. El club que gritó 'Todos somos Messi' tras su condena por fraude a Hacienda. Ese mismo cuya directiva espera paciente la foto de la renovación, ese club que le permite todo, por ser quien es. Silencio.

¡Qué curioso! Messi ha vuelto a hablar en la concentración con Argentina. Hace un mes en Quito, tras clasificarse para el Mundial, saltaba y cantaba con sus compañeros: "No me importa lo que digan esos putos periodistas". Pocos futbolistas han sido peor tratados por la prensa de su país que Leo en Argentina. Y al tiempo, menos criticados por su indiferencia ante los medios de Barcelona. ¿Quiénes son, Leo, los putos periodistas?

0 Comentarios
cargando