Ir a contenido

Veinte años de la edición de EL PERIÓDICO en catalán

Las clases de 'Sebastià Coques'

Xavier Bru de Sala

Antonio Franco tenía en la cabeza el diario bilingüe


En la primera etapa de EL PERIÓDICO, fundado en 1978, su director, Antonio Franco, me ofreció trabajo. No de periodista, porque me dedicaba más a formarme que a escribir artículos, sino como aprendiz de profesor supuestamente especializado en difundir el aprendizaje y la mejora del idioma a través de los medios de comunicación. Antonio Franco compartía los objetivos de la incipiente normalización lingüística, sabía que muy pocos entre los lectores presentes y futuros del diario eran capaces de leer en catalán con comodidad, pero ya tenía en la cabeza que el futuro del diario debía ser bilingüe y el primer paso consistía en divulgar el catalán entre sus lectores. Nos entendimos y empecé a enseñar catalán en EL PERIÓDICO.

18 franquistas

En aquellos tiempos, la reivindicación del catalán revestía una importancia extraordinaria. Tanto por las prohibiciones como por las reticencias de la derecha. Si me dediqué un tiempo a una actividad digamos pedagógica para el gran público, fue consecuencia de la oprobiosa decisión del Ayuntamiento de Barcelona conocida como la de Els 18 del no, que denegaron fondos públicos para la enseñanza del catalán. La decisión fue tan mal recibida que los 18 franquistas recalcitrantes salieron fotografiados en la portada del Diario de Barcelona como facinerosos, además de ser ridiculizados en una aguda sátira de La Trinca.

Pues bien, Juan Antonio Samaranch, que presidía la Diputación de Barcelona, consignó a continuación la cantidad que el ayuntamiento había denegado, y encargó a la cátedra de la Universitat de Barcelona que dirigía Antoni Comas, maestro y profesor mío, que aconsejara en qué acciones serían más eficaces. De ahí salió mi Català per a tothom, primero en Radio Peninsular y, desde el primer día en que se puso en marcha, en Ràdio 4. Y, de manera indirecta, debido al éxito del programa, el catalán en EL PERIÓDICO.

Pionero

Larga visión y objetivo cumplido, los de Antonio Franco. En cuanto empezó a ser posible, menos de 20 años después de su nacimiento, EL PERIÓDICO se convertía en el primer diario con doble edición. La vieja idea se materializó ahora hace 20 años y Antonio, que volvía a dirigir el diario y pilotaba la operación, me preguntó si me acordaba de aquellos inicios. ¡Por supuesto! No solo tenía muy presente la primera conversación sino que nunca había dudado de su materialización.

Pero, anécdota por categoría, tal vez era él quien no recordaba el seudónimo que yo había elegido para rubricar mis entretenidas fórmulas de aprender catalán, página entera tras página entera, semana tras semana, año tras año. Firmaba con un irónico Sebastià Coques, que quizá no parecía un seudónimo pero hacía sonreír a los pocos amigos que estaban en el ajo de aquel trabajo mío. Como todo el mundo debería recordar, en aquellos años los catalanistas, aunque pocos, éramos conocidos como gente de la ceba (Cebes-tià). Y de la catalanidad de las Coques no hay que dudar.

¡Per molts anys, EL PERIÓDICO!H
 

0 Comentarios
cargando