Ir a contenido
El desafío de romper barreras

ELISENDA PONS

El desafío de romper barreras

Enric Hernàndez

Un diario no es solo una combinación más o menos acertada de noticias, artículos, fotografías y gráficos. Tampoco es un simple contenedor de hechos de actualidad, ni  debería ser una factoría de ideología. Cada diario tiene su propia alma, cincelada por los periodistas que lo elaboran y los lectores que lo consumen. El alma de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA se sintetiza en la leyenda de su cabecera: «Para gente comprometida». En 1978, sin el fuerte compromiso del presidente fundador de Grupo ZetaAntonio Asensio Pizarro, y del equipo periodístico dirigido por Antonio Franco hubiera sido inimaginable el nacimiento de una cabecera tan rompedora como esta. Espíritu aventurero que los inspiró de nuevo, dos décadas más tarde, a la hora de alumbrar la edición catalana de EL PERIÓDICO, apuesta de riesgo que otros prefirieron desestimar. 

Porque, mediados los años 90, el futuro de la lengua catalana en el panorama mediático era una verdadera incógnita. Por aquel entonces, los medios audiovisuales de la Generalitat garantizaban la supervivencia del catalán oral, pero la presencia del catalán en los quioscos, en términos de ventas, era testimonial. Entre otras razones porque, aún demasiado recientes las políticas de inmersión lingüística, uno de cada tres ciudadanos se declaraba incapaz de leer en el idioma oficial de Catalunya, según las estadísticas oficiales de la época. 

Lanzar una publicación en catalán, a priori, no era en sí mismo un negocio. Pero sí un desafío: el de romper otra barrera, esta vez la lingüística, para ofrecer información de calidad a nuestros lectores en la lengua que ellos eligiesen. Y brindársela, además, con idéntica orientación en ambas ediciones, como muestra de que la pluralidad política e identitaria de la sociedad catalana se expresa también en los dos idiomas que, de forma pacífica y con naturalidad, conviven en nuestra sociedad. Un solo país, un solo diario, dos lenguas.

Veinte años después, EL PERIÓDICO sigue pensando que las lenguas carecen de ideología. Y que en estas páginas tienen cabida los distintos sentimientos identitarios de todos los catalanes, incluso en momentos de alta tensión política como el presente. 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.