Ir a contenido

La clave

'No tinc por' en Nueva York

Juancho Dumall


Quienes vivieron de cerca los atentados del 17 de agosto en Barcelona y Cambrils saben lo importante que es la reacción en caliente. La de Catalunya, con la sonora excepción de la guerra de las banderas en la manifestación del día 26 y unas cuantas pintadas islamófobas en algunas mezquitas, fue ejemplar. La prioridad fueron las víctimas. Y el mensaje, que los terroristas no alterarán  ni nuestros valores democráticos ni nuestras formas de vivir. Eso encerraba el lema de aquellos días: 'No tinc por'.

Los vecinos de Nueva York demostraron anoche que tampoco tenían miedo. Por eso no suspendieron el desfile anual de Halloween, que discurrió por la Sexta Avenida solo unos horas después del atentado cometido por un yihadista uzbeko por el siniestro método de atropellar a viandantes en una zona peatonal. "Sed neoyorquinos, vivid vuestra vida", había reclamado el gobernador, Andrew Cuomo. Los habitantes de la metrópoli norteamericana tienen, por otra parte, probada su capacidad de ponerse de pie después de sufrir un ataque tan gigantesco como el del 11 de septiembre del 2001.

No puede decirse lo mismo de la reacción del presidente Donald Trump. Aún estaban calientes los ocho cuerpos de las víctimas mortales cuando el primer mandatario del país estaba haciendo política de partido con el atentado. "Estamos luchando duro por la inmigración basada en el mérito, no más sistemas de lotería demócratas. Debemos ser mucho más duros (y más inteligentes)", decía su primer tuit. Era un dardo contra su partido rival, que implantó la llamada 'lotería de visados', por la que pueden entrar en Estados Unidos ciudadanos de países que tienen pocos inmigrantes en el país. Trump anunció también tras el atentado de Nueva York que va a endurecer los vetos a ciudadanos de varios países islámicos. 

El abrazo del imán

Frente a esos mensajes antimusulmanes, conviene recordar que una de las imágenes más representativas de la reacción al ataque de la Rambla fue la del padre de un niño de tres años muerto en el atentado abrazado con el imán de Rubí. El mejor mensaje contra la yihad.
 

0 Comentarios
cargando