Ir a contenido

EL ARTÍCULO Y LA ARTÍCULA

zentauroepp40703887 mas periodico locutor171027175647

El mejor entrevistador

Juan Carlos Ortega

Lo que voy a decirles me obliga a hacer dos aclaraciones previas. Primera: no soy amigo de la persona de la que les hablaré. Segunda: no debería escribir este artículo.

Les comento que no soy amigo del hombre que aparece fotografiado junto a estas líneas para evitar que mi escrito sea visto como un favor personal. Y la sensación de que, tal vez, no sea buena idea escribir todo esto, nace de mi miedo a que las palabras elogiosas que va a leer provoquen que el fotografiado se relaje y termine creyéndoselo demasiado. No obstante si, a pesar de todo, he decidido ponerme manos a la obra, es porque confío en él y espero que siga siendo como es, sin relajarse ni un poquito.

Alex Fidalgo es probablemente el mejor entrevistador que tenemos en España. Se le conoce más en Galicia, donde nació y vive, pero merecería ser conocido y admirado en el resto de nuestro país. Los aficionados al 'podcast', podrán escuchar sus entrevistas en su programa 'Lo que tú digas', donde charla con personas a las que no juzga en absoluto, dejándolas hablar, como hace años hacía el genial Quintero. Sin embargo, el tono de Fidalgo es distinto al del Loco de la Colina. Habla con naturalidad, sin ningún artificio poético, con una humildad real y preguntando lo que el oyente está deseando saber (un gran mérito) y lo que el oyente ni siquiera sabe que quería saber (algo que, obviamente, es una virtud todavía mayor).

Él prefiere que la persona con la que charla diga lo suyo, que vaya a su rollo

En su espacio, ha conversado con el líder de una secta, dejándole hablar, sin cuestionarlo, porque Fidalgo ya sabe, como todos nosotros, que las críticas a su invitado son de muy fácil acceso. Él prefiere que la persona con la que charla diga lo suyo, que vaya a su rollo, porque a veces (y eso es algo que, por desgracia, muy pocos periodistas saben) dejar hablar a alguien es la mejor forma de desmontar sus argumentos.

Utiliza su cuestionario con la valentía y la ingenuidad de un niño, pero también con el rigor de un profesional que sabe lo que hace, que domina los tiempos y conoce el secreto para escapar del aburrimiento.

Una de las ventajas del 'podcast' respecto a la radio convencional es que una entrevista puede durar lo que le dé la gana al entrevistador, a no ser que se canse el invitado (cosa improbable en el caso de ser invitado de Fidalgo). Así, sus entrevistas pueden durar una hora y media o tres horas, siendo siempre una sorpresa el tiempo que se ha empleado.

Ojalá Alex Fidalgo hubiera entrevistado hace tiempo a muchos políticos que últimamente están provocándonos muchos disgustos, porque seguro que habría desarticulado sus argumentos, sin tener que decir nada, simplemente dejándoles hablar y formulándole sus preguntas blancas y luminosas.

Si quieren relajarse un poco del tema catalán y escuchar buenas entrevistas, vayan a ivoox o a su plataforma favorita de 'podcast' y echénle un oído a este gallego encantador. 
 

0 Comentarios
cargando