Ir a contenido

Al contrataque

La neonata república, en la uci

Xavier Sardà

Entramos ya en la dinámica de acción/reacción y que nos cojan confesados


«Ya son demasiados los que lo pasan mal, hemos dicho basta y echado a andar». Así decía una canción revolucionaria. Basta. Por fin se ha acabado el tiempo. Llega la hora de la verdad y estamos ya ante el posible siniestro total. Basta del inútil combate de convencer a las partes para que dialoguen o sean propositivas. Entramos ya en la dinámica de acción/reacción y que nos cojan confesados. Estamos ya en aquella «carne triste» de Mallarmé que convierte los sueños y las utopías en la realidad de las claraboyas y de la sopa juliana. Basta. El preámbulo se acabó. Celebraciones apasionadas, emocionantes y quizá efímeras de miles de ciudadanos.

Después de un jueves en el que Puigdemont disgustó a ratos a toda Catalunya, llega el momento de entregarle el país a él y a Rajoy. La calle es de ellos y de los suyos. Algunos taciturnos insociables nos llevamos regular tirando a mal con los dos equipos contrincantes y no hemos tenido la vista de acomodarnos o aclimatarnos a una de las opciones. DUI y 155. Nacidos la una para el otro o el otro por la una.

Aquí está la república neonata y cesada. Ahora, lo de siempre, la legalidad contra la supuesta legitimidad del Govern. Variante de la cosa carlista. La legalidad de la monarquía española contra la hipotética legitimidad de la república catalana. Trapero y el director general de los Mossos, cesados. Aquí andamos todos juntos y revueltos, a la espera de nuevos acontecimientos.
Tenemos el negro Duelo a garrotazos de Goya entre dos legalidades incompatibles de las que solo una puede sobrevivir. Es una paradoja que, siendo la ley antónima de garrotazo, se dirima en la calle cuál de las dos debe ser aniquilada.

El misil de la desobediencia

A todos los convergentes que creíais que con este proceso podríais forzar una negociación con el Gobierno de Madrid, bienvenidos a la república independiente de vuestra casa. Adiós, amigos convergentes, los mediocres os esperaremos siempre en esta orilla. Pensabais que este viaje y sus aspavientos eran solo para presionar a Rajoy y tutearle y ahora comprobáis que estáis en el imparable misil de la desobediencia. Vosotros, que érais tan de misa y repostería dominical.

Al señor Rajoy, que nada, que después de años de no hacer de estadista y no decir ni mu en relación con lo que iba sucediendo en Catalunya, aquí estamos para sufrir un 155 que no sabrá ni podrá implementar fácilmente. Será que no se le advirtió. Ya lo ve, el suflé no solo no baja, sino que estalla el horno. Que haya convocado usted elecciones a la mayor brevedad es positivo y quizá la menos rajoyana de sus decisiones.

Posdata. - Iba a escribir un artículo diciendo que los dos gobiernos os podríais ir a la mierda por inútiles e incapaces. Pero no debo. No lo haré. No sería justo. 

0 Comentarios
cargando