Ir a contenido

El pulso con Londres unifica a la UE

Eliseo Oliveras

El 'brexit' actúa como aglutinador y amortigua el impacto de las divergencias entre los Veintisiete

La protección de los ciudadanos y la factura británica crean un frente común que May no logra romper

El 'brexit', la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea (UE), se ha convertido en el principal factor de unificación de los restantes 27 estados miembros, como ha mostrado nueva la cumbre europea en Bruselas. Los Veintisiete mantienen un inquebrantable frente unido ante el que se han estrellado las sucesivas maniobras del Gobierno de Theresa May de utilizar la tradicional estrategia británica de "divide y vencerás". Las difíciles y bloqueadas negociaciones sobre el 'brexit' actúan como aglutinador de la UE y contrarrestan el impacto de las fracturas este-eeste y las tensiones internas (inmigración, reforma de la UE, euroescepticismo y soberanismo, dumping social con los trabajadores desplazados del Este, armonización del impuesto de sociedades, gaseoducto Nord Stream 2, política comercial, ampliación...).

Los Veintisiete comparten dos poderosos intereses en común ante el brexit: la protección de los respectivos ciudadanos que residen en Gran Bretaña y el evitar sufrir cuantiosas pérdidas en el erario público a consecuencia del impago británico de sus compromisos financieros.

En Gran Bretaña viven 3,6 millones de ciudadanos procedentes de los demás países de la UE, según un análisis de la Oficina

Los Veintisiete mantienen un inquebrantable frente unido ante el que se han estrellado las maniobras del "divide y vencerás"

Nacional de Estadísticas del pasado agosto. Los polacos forman el grupo más numeroso (1 millón), seguido de irlandeses (335.000), rumanos (238.000), italianos (233.000), portugueses (213.000), lituanos (203.000), franceses (183.000), españoles (165.000), alemanes (144.000, letones (102.000), eslovacos (101.000), húngaros (94.000), holandeses (93.000) y búlgaros (85.000). Incluso un país con escasa población como Chipre tiene el 1,6% de sus ciudadanos en Gran Bretaña.

Pese a los avances en la negociación, los Veintisiete estiman que las propuestas británicas siguen sin ofrecer suficientes garantías legales sobre los derechos de los ciudadanos europeos y sus familias residentes en el país, ni sobre la protección jurídica del Tribunal de la UE. 'The 3 Million' y 'British in Europe', que representan a los europeos residentes en Gran Bretaña y a los 1,3 millones de británicos residentes otros países de la UE, también están muy descontentos y acusan a May de usarlos como "escudos humanos" y "monedas de cambio" en la negociación y de primar los intereses de su partido sobre las personas.

Fallidas negociaciones

"Nos sentimos abandonados", señaló 'British in Europe' tras la fallida ronda de negociaciones de la semana pasada, mientras que 'The 3 million' rechaza el estatuto de residencia propuesto, porque supone una pérdida de derechos y engorrosos procedimientos administrativos, y critica la reciente carta de May a los europeos residentes en el país como un ejercicio de relaciones públicas sin valor.

La cuestión de la factura a pagar por Gran Bretaña a la UE por el 'brexit' aún está menos avanzada y los Veintisiete están determinados a no iniciar las negociaciones sobre las relaciones económicas futuras que pide Londres hasta que esto haya quedado concretado. Los 20.000 millones ofrecidos por May están muy lejos de los 60.000-100.000 millones que estiman los Veintisiete que son sus obligaciones financieras.

Los 20.000 millones ofrecidos por May están muy lejos de los 60.000-100.000 millones en los que estima Bruselas sus obligaciones financieras

Londres sólo ha ofrecido abonar las contribuciones previstas al presupuesto de la UE hasta 2020. Para los Veintisiete, Gran Bretaña debe desembolsar además las gastos comprometidos en el presupuesto (2014-2020) que se acabarán ejecutando después del 2020 y su parte de los compromisos suscritos con las pensiones de los eurofuncionarios, con el Fondo de Desarrollo Europeo y con diferentes fondos específicos europeos (Inversiones Estratégicas, Conectando Europa...), así como por las garantías y contingencias de los préstamos a Ucrania y por los préstamos del Banco Europeo de Inversiones a países no comunitarios.

Los gastos comprometidos por la UE que no desembolse Gran Bretaña tendrán que asumirlos los Veintisiete. Además, si la aportación británica al presupuesto europeo no cubre todos los gastos comprometidos, los países ricos de la UE deberán incrementar sus aportaciones nacionales o los países receptores netos del Este se verán privados de parte de las ayudas prometidas.

Cuatro meses después del inicio de las negociaciones, el Gobierno británico sigue actuando bajo premisas fantasiosas, como "la UE tiene más que perder que nosotros", "si no hay acuerdo no será un desastre" y "la factura 'brexit' no se debe concretar hasta tener un buen acuerdo sobre relaciones futuras". De ello, no solo se quejan los negociadores de la UE sino hasta analistas británicos, como Martin Wolf del 'Financial Times', que alertan al Gobierno de May que tiene una visión totalmente errónea de la situación, sobreestima capacidad económica británica y que es la UE quien está en una posición de fuerza.

0 Comentarios
cargando