Ir a contenido

ANÁLISIS

Problemas de gol en un Barça que marca

Antonio Bigatá

El actual Barça mete muchos goles pero paradójicamente tiene un problema cualitativo de gol. Eso amenaza con ser su gran problema de este año aunque Valverde continúe robusteciendo el carácter compacto y altamente cualitativo del equipo y esté logrando una mejora evidente del rendimiento de los jugadores b que entran en las rotaciones o que suelen empezar los encuentros en el banquillo.

¿Problema de gol marcando casi cada encuentro más tantos de los necesarios para ganar? ¿Qué es eso de un problema cualitativo de gol? Me explicaré: es la cuestión de cómo los está marcando en la práctica, lo mucho que le cuesta sustituir la resolutividad que tenía el enfoque de su fútbol con el tridente (ahora ese tridente y su forma de arrollar por delante lo tiene, en otra imitación al Barça y gracias al desembolso de dos fortunas, el París SG con MbappéCavani Neymar). Esta temporada los azulgrana han de marcar con otro libro de estilo. Por eso teje mucho más el fútbol creativo en la zona ancha que en los años de Luis Enrique. Por eso ha regresado un poco a lo que era su estilo anterior, aunque sin el increíble poder organizador en el centro del campo que aportaba el trabajo simultáneo de Xavi Iniesta.

Esta temporada los azulgranas han de marcar con otro libro de estilo, tejiendo mucho más el fútbol que en los años de Luis Enrique

Sin Neymar y a la espera de lo que pueda hacer Dembelé en el futuro en el terreno de la desestabilización de las defensas, hay fragilidad de la capacidad finalizadora aunque hasta ahora hayan ido entrando los goles necesarios. La baja forma realizadora de Luis Suárez, que se supone temporal, y la inexistencia de algún ariete sustituto con más capacidades que Paco Alcácer están condicionando toda la estructura general del equipo. Pero hasta ahora el carácter comodín del mejor Messi de los últimos años continúa tapando ese agujero realizador, quizá porque Leo sabe que este año mantener el listón de su capacidad de gol es más indispensable que otras tareas.

Tengo la impresión de que Valverde trabaja muy condicionado por este aspecto. De ahí la continua presencia en el equipo de un centrocampista atípico para los usos y costumbre del Barça como es Paulinho, que busca continuamente el gol para compensar las limitaciones de Iniesta en esa especialidad. De ahí, asimismo, la ronda de tanteos sobre quien puede ser, en función del rival, la otra punta de ataque, con oportunidades para Deulofeu (¡qué pena que tuviese que salir del once la noche del Olympiacos cuando estaba haciéndolo tan bien!), con momentos interesantes de Denis, con oportunidades para Aleix Vidal André Gomes, con el recurso a la polivalencia de Sergi Roberto o forzando ciertos adelantamientos posicionales de Rakitic... Pero hasta ahora las vacilaciones de Suárez sólo las compensan, junto a Messi, los goles que se han conseguido a traves de remates desviados a propia puerta por los defensores adversarios, el trabajo cara a barraca de Paulinho y la calidad general de las individualidades del conjunto.

Me gusta la socialización de la tarea de marcar los goles, pero en situaciones difíciles y cerradas es lícito pensar en la efectividad de algunos grandes chutadores mundiales

Esa es otra vía: no pensar que el equipo ha de creer que el gol es responsabilidad única de uno o dos especialistas. A mí personalmente me gusta la socialización de la tarea de marcar los tantos. Pero en situaciones difíciles y cerradas es lícito pensar en la efectividad de algunos grandes chutadores mundiales y de los habilidosos cazagoles en el área pequeña. Aunque, claro está, los grandes clubs que los poseen nos los cambiarían con los ojos cerrados por medio Messi. Y esa, que es la ventaja del Barça, es al mismo tiempo el gran desafío que tiene que equilibrar Valverde para incrementar las posibilidades de conseguir la Liga y la Champions.

0 Comentarios
cargando