tú y yo somos tres

Sarcasmos sobre el 155 que viene

Se lee en minutos
Òscar Andreu dibujó el nuevo Govern (TV-3)

Òscar Andreu dibujó el nuevo Govern (TV-3)

Efervescencias, especulaciones, sarcasmos y bromas variadas sobre la posible aplicación del artículo 155, la intervención de la Generalitat y la destitución de sus miembros. Según Wyoming y Dani Mateo ('El intermedio'), la primera medida de Rajoy será obligar a TV-3 a que emita películas de Manolo Escobar ininterrumpidamente. También advierten que Bertín Osborne será investido nuevo 'president', y que Oriol Junqueras no será inhabilitado: solamente deberá españolizar su nombre y pasar a llamarse Aurelio El Junco. Hombre, El Junco es un baladista gitano de colosal éxito en los ambientes de la progresía 'cool' y clientes de gasolineras, que tiene dos temas fabulosos que se llaman 'Celos' y 'Hola mi amor'. Esta última canción comienza diciendo: «Hola, mi amor, tengo que hablar contigo / Estoy cansado, estoy hecho un lío / Dime mi amor que es lo que quieres de mí / y no me hagas sufrir». Es una letra que a lo mejor Junqueras ya se la ha cantado a Soraya alguna vez, en aquellas pintorescas reuniones que mantuvieron a finales del 2016 y principios del 2017. O sea, que llamarle Junco a Junqueras, a pesar del barbarismo, tiene un fondo trascendente.

Pero el diseño del nuevo Govern que más nos ha gustado en casa es el que nos presentó en 'Està passant' (TV-3) Òscar Andreu. Según sus averiguaciones, la presidenta de la Generalitat será Soraya directamente, y los 'consellers' serán un grupo de criaturas anónimas transformadas todas en pajaritos 'Piolín'. Advirtió Òscar Andreu que en caso de que Soraya se canse y abandone, se realizará un 'casting' entre tres cualificados políticos que ahora están en la reserva: Josep Piqué, Josep Borrell Josep Antoni Duran Lleida.

Te puede interesar

Òscar Andreu, en el programa de Tv-3 ’Està passant’.

Todas estas sarcásticas escenas que ahora inundan TV-3 y La Sexta son la expresión humorística sobre Catalunya como foco de atención. Ambas cadenas le han dado la vuelta a sus programaciones y se dedican al seguimiento del 'problema catalán' casi como monotema. El 'modus operandi' de ambas, informativamente hablando -incluso humorísticamente hablando- es divergente. Cada una proyecta mensajes según su óptica. Pero les une Catalunya como objeto de observación. Eso les ha proporcionado audiencias enormes. La falta de cintura, y de inteligencia, de las grandes cadenas (TVE, T-5, A-3) las ha dejado out, prácticamente fuera de la actualidad política del momento.