Ir a contenido

EDITORIAL

El azote de los incendios forestales en Galicia

Controlado el fuego, será urgente aclarar la responsabilidad de la Administración y la necesidad de contar con instrumentos de gestión fiables que velen por el interés común

Un hombre se enfrenta al fuego en el área metropolitana de Vigo.

Un hombre se enfrenta al fuego en el área metropolitana de Vigo. / AFP / MIGUEL RIOPA

Los más de 100 focos activos, de los 150 iniciales, y las cuatro personas muertas en Galicia, sin contar con las víctimas mortales en Portugal, así como las hectáreas arrasadas también en espacios protegidos de Cantabria y Asturias, son el triste balance, por ahora, de una tragedia de primer orden que viene a añadirse a una larga lista de incendios que, especialmente en el noroeste peninsular, responden a un alto porcentaje de criminalidad. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Dejando a parte la responsabilidad penal o las inclemencias metereológicas, lo cierto es que las políticas del PP han incrementado el riesgo de devastación forestal. Por activa o por pasiva. Empezando por la ley de Montes del 2015, que abría un resquicio para que las comunidades autónomas pudieran acordar «un cambio de uso forestal» de los terrenos afectados por incendios, contraviniendo lo establecido en la anterior legislación, y que en la práctica suprimía asimismo la actuación fiscalizadora de los agentes forestales. Y acabando por las políticas de recortes en prevención y extinción de la Xunta, que hace solo un mes despidió a 463 brigadistas antincendios. Y pasando, por supuesto, por las reiteradas críticas de la oposición gallega a la falta de una política forestal adecuada, como se evidencia, por ejemplo, con la expansión del monocultivo del eucalipto. Controlado el fuego, será urgente aclarar la responsabilidad de la Administración y la necesidad de contar con  instrumentos de gestión fiables que velen por el interés común. 

0 Comentarios
cargando