UN DEFECTO POR VIRTUD

El 'yoísmo'

Los egocéntricos suelen hablar con tal desinhibición de sus logros y experiencias que acaban imponiendo su seguridad por encima de nuestras dudas

1
Se lee en minutos
El 'yoísmo'

XAVIER JUBIERRE

Hace ya días que aparece una publicidad en televisión que habla de 'yoísmo', una palabra inusual que con ánimo de crear tendencia pretende difundir la idea de que uno ha de pensar en sí mismo por encima de todo lo demás. La marca es de productos de herboristería como tés y otras hierbas. La idea es difundir que lo primero eres tú. Según se indica en el mismo espot, "'yoísmo' es dejar de pensar tanto en todo y pensar más en ti". 

Bueno, la idea no es mala y tiene visos de encajar con facilidad entre los consumidores, puesto que los humanos somos proclives al egocentrismo. ¿Quién no conoce a un egocentrista? Los hay a patadas. Es posible que el egocentrista sea incapaz de verse como tal. 

Los ególatras acaban consiguiendo más logros que aquellos que se cuestionan a menudoo

No se reconocen

Al leer este artículo, más de uno pensará en otro y no en sí mismo, porque los 'yoístas' no se reconocen. Ellos hablan de sí mismos como referencia para cualquier cosa. Tú les cuentas una vivencia determinada, y su ego ya la ha experimentado antes, incluso con mayor intensidad que tú. Los egocéntricos suelen hablar con tal desinhibición de sus logros y experiencias que acaban imponiendo su seguridad por encima de nuestras dudas. 

Es curioso, pero he observado que los ególatras acaban consiguiendo más logros que aquellos que se cuestionan a menudo. A cambio, suelen caer peor, todo hay que decirlo.

Regular algunos conceptos

Noticias relacionadas

Lo que me sorprende de la emisión de este anuncio es que haya superado los criterios de Autocontrol (La Asociación para la Autorregulación de la Comunicación Comercial). Si bien este organismo dice velar por las garantías y la credibilidad de los productos que se anuncian, también debería controlar ciertos términos éticos, y reparar en que promover un defecto y no una virtud es discutible. Aunque no soy de prohibir, en un medio de difusión tan influyente como es la televisión, donde se emiten esos anuncios, habría que regular según qué conceptos. 

Con los tiempos que corren, en los que sobran los ególatras, no es de recibo que se tenga por virtud lo que es, sin duda, un defecto.