Ir a contenido

MOMENTO DELICADO DEL '10'

Un Mundial sin Messi será menos Mundial

Sònia Gelmà

No le conviene nada al Barça que su gran estrella se quede fuera de Rusia porque caería en una depresión futbolística

Como el concierto de un grupo sin su cantante. Como una película sin el protagonista. Como un circo sin payasos o una ensaladilla rusa sin mayonesa. Como una Liga sin el clásico o una federación sin líos. ¿Un Mundial sin Messi? Se podrá disputar, por supuesto, pero ya me perdonarán si no altero mi agenda para ver los partidos de Perú, que si se clasifica lo hará con toda justicia.

Ante la actual oferta casi diaria de fútbol, el punto fuerte de la máxima competición entre selecciones es que, cada cuatro años, concentra durante un mes en el mismo territorio a los mejores. Eso es un mundial. Si no está Leo Messi, si no está Argentina, será un certamen interesante, una competición llena de pasión, pero será menos mundial ¿Cómo puede ser un mundial si no están los mejores, si no está el mejor?

Una selección agarrotada

Pues que se lo hubiera ganado, me podrán decir. Y tendrán razón. Porque si Argentina no es capaz de ganar a Ecuador, habrá hecho méritos sobrados para quedarse fuera de la competición. Y Leo Messi tiene su cuota de responsabilidad, claro. No ha conseguido levantar él solo a un grupo que hace tiempo que no da señales de vida. Cada vez más agarrotados han olvidado como era aquello de pasarse el balón y han divinizado a su compañero hasta el punto de confiar que él solo recupere la pelota, genere la ocasión y la marque.

¿Serán Argentina y sus circunstancias capaces de dejarnos huérfanos del último Mundial con Messi al máximo rendimiento?

El fútbol es un deporte colectivo y si Argentina no lo merece, no debe estar en el Mundial. Pero ese argumento tan racional no consuela a todos aquellos aficionados que se saben contemporáneos al mejor futbolista de la historia y no quieren, no queremos, perder oportunidades de saborearlo. Los argentinos viven angustiados los momentos previos al partido contra Ecuador, pero no están solos, porque la ausencia de Messi sería una pérdida para cualquier aficionado neutral. ¿Serán Argentina y sus circunstancias capaces de dejarnos huérfanos del último Mundial con Messi al máximo rendimiento?          

Habrá quien podrá pensar que desde el punto de vista del Barça sería una buena noticia que Messi se pierda el mundial. Más descanso. Pero si miramos antecedentes, quizás sea interesante recordar que tras los Mundiales de Sudáfrica en el 2010 y Brasil en el 2014, el Barça ganó la siguiente Liga y la siguiente Champions con excelente rendimiento del argentino.

No le conviene tampoco al Barça que Messi no se clasifique. Lo dijo en su día Pep Guardiola, y los hechos le dan la razón. El Barça solo debe preocuparse de que Messi esté feliz, porque acostumbra a suceder que cuando el crack azulgrana es feliz, su club también lo es. Y a la inversa, la entidad empatiza con su estrella hasta el punto que cuando Messi anda alicaído, también se deprime el Barça.

0 Comentarios
cargando