Ir a contenido

IDEAS

Cazado al paso, al bajar del AVE en Barcelona-Sants, le oigo decir a alguien, refiriéndose al conflicto Catalunya-España, que lo que hace falta en este momento no es tanto mediación como medicación. Con fino sentido del humor, se da por hecho que unos están muy alterados y necesitan doble dosis de Valium y que a otros, demasiado tranquilos, no les vendría mal un estimulante en forma de inyectable de caballo. Sonríen, conmigo, las personas que me acompañan, y nos alejamos, unos de otros, con ese pensamiento en la cabeza. Puede que sí, me digo, en el taxi que me lleva a casa. Puede que todos, rebasado ya (o casi) el borde del ataque de nervios, necesitemos de un tratamiento paliativo: pastillas para la angustia, la intranquilidad, el miedo, la euforia excesiva, la confusión...

Al borde de un ataque de nervios, puede que necesitamos pastillas para la angustia, la intranquilidad, el miedo, la euforia excesiva, la confusión...

Llego a casa y busco la receta entre mis libros de hace años. No sé si ir a por Heisenberg y su principio de la incertidumbre, o a por Brecht y su elogio de la duda ("Tú, que eres un dirigente, no olvides que lo eres porque has dudado de los dirigentes. Permite, por lo tanto, a los dirigidos dudar"). Me sale al paso un poemario de Ángela Figuera Aymerich, que me acompañó en otros momentos difíciles. Abro el libro al azar y doy con la página justa. El poema aparece como prescrito por uno de aquellos entrañables médicos de cabecera que se sentaban al borde la cama y apretaban tu mano con las suyas: "'Lo que nos hace falta son los puentes./ Mientras no construyamos/ los puentes otra vez y a toda costa,/ siempre estaremos muertos y remuertos./ (...) No hay que darle vueltas./ Hay que hacer puentes (dale que le dale)./ Si no tenemos hierro,/ cemento ni otras cosas,/ con palos o con cañas. O suspiros./ (Hay uno de suspiros no sé dónde.) O con los corazones disponibles,/ que alguno quedará, por muy difuntos/ que estemos todos hace tantos años./(...) Lo estoy diciendo a gritos: faltan puentes./ Lo principal de todo son los puentes./ (Colgantes, subterráneos, levadizos.)/ Hagamos puentes, puentes, puentes./ Y no me escucha nadie./ Y así estamos'."

0 Comentarios
cargando