Ir a contenido

Tú y yo somos tres

Berto, humorista avergonzado, en ’Late motiv’ (canal #0 de Movistar+).

Movistar+

Vergüenza sin fronteras

Ferran Monegal

Hace días les comenté que era una mala señal que los humoristas se estuvieran transformando, poniéndose serios, circunspectos y graves. En 'El intermedio' del martes, por ejemplo, se notaba que a Wyoming, a Dani Mateo, a toda la 'troupe' de expertos en dispensar chispas socarronas de ese programa, les costaba transmitir hilaridad. Más todavía al reportero Gonzo, que estaba precisamente en Barcelona enseñando la indignación ciudadana. Fue un 'Intermedio' raro. Se palpaba la incomodidad del humorismo ante la gravedad de lo que está sucediendo. 

Movistar+

En 'Late motiv' (canal #O de Movistar+), Berto Romero se puso delante de las cámaras y le salió un monólogo con el que no se rió nadie. Contó que cuando sus hijos se pelean, incluso violentamente, él les separa, les tranquiliza y les dice que los adultos eso no lo hacen. Que los adultos saben sosegarse y, en lugar de agredirse, se ponen a hablar. Y después de una pausa añadió: "Pero estoy preocupado. No sé de qué clase de hormigón armado tengo que revestirme la cara para que no se me caiga al suelo de la vergüenza. La vergüenza cuando se enteren de que les estoy engañando, porque lo que les he enseñado, fuera de casa, no vale".

¡Ahh! Nadie se rió entre el público. Ni una carcajada. Ni una sonrisa. Pero le tributaron un largo y fervoroso aplauso. Mal asunto cuando hasta los humoristas están abochornados. Mal asunto cuando los expertos en chispazos de alegría punzante, en lugar de construir gags divertidos se presentan en la tele absolutamente avergonzados.

OTRAS VERGÜENZAS 

Constato una vez más que el análisis y crítica de televisión es uno de los oficios más inútiles que hay. Estos días, desde las tres plataformas básicas del periodismo -prensa, radio y televisión- he denunciando la gravísima irresponsabilidad de la cúpula de TVE censurando, tapando, silenciando, la información en directo de la jornada del 1-O. Y solidarizándome con la vergüenza que han expresado la mayoría de sus trabajadores. Creí ingenuamente que serviría de algo. No ha servido de nada.

Casi al final de la tarde del día 3, cuando toda Catalunya estaba en huelga y manifestándose, puse TVE-1 para informarme. Estaban dando un reportaje sobre 'Cómo conseguir que aguanten los melones para poder consumirlos en cualquier época del año'. Desde Llanos del Caudillo, Ciudad Real.