tú y yo somos tres

1
Se lee en minutos
Redactor de La Sexta en la Via Laietana.

Redactor de La Sexta en la Via Laietana.

El ojo de la mosca es un órgano singular: está compuesto de miles de lentes individuales que tienen la capacidad de mirar, independientemente, hacia la parte de la realidad que más les interesa en un momento determinado. Permítanme que haga de mosca y les explique lo que han visto tres de mis lentes oculares.

EN LA SEXTA, un redactor de 'Al rojo vivo', en la noche del lunes y madrugada del martes, intentaba informar desde la Via Laietana sobre la manifestación plantada frente a la Jefatura Superior de Policia. Hubo momentos en que los gritos de «¡Prensa española manipuladora!» casi taparon su relato informativo y apenas pudo hacer su trabajo. Lo mismo le ocurrió a una compañera suya que intentaba informar sobre las manifestaciones vecinales pidiendo el desalojo de policías de hoteles de Calella y Pineda de Mar. Ambas situaciones de dificultad informativa reconforman una paradoja desconcertante. La Sexta ha sido la única cadena con cobertura estatal que ha estado permanentemente, ininterrumpidamente, enseñando a toda España lo que ocurrió el domingo en Catalunya, y lo que sigue ocurriendo desde entonces. Su señal sirve también para nutrir cadenas extranjeras y dar a Catalunya visibilidad internacional. Invito a meditar a los manifestantes.

Redactor de La Sexta en la Via Laietana de Barcelona.

Noticias relacionadas

EN EL 'TN VESPRE' (TV-3) nos han explicado las estrategias que la ciudadanía ingenió para esconder las urnas que les habían entregado. En una escuela de Falset las metieron en el hueco del ascensor. En Sant Iscle de Vallalta, en un nicho del cementerio. Notable sagacidad. Ahora falta que TV-3 nos cuente el paso previo, que es fundamental; o sea, quien fue el listísimo empresario que compró las 6.000 urnas, dónde las almacenó y cómo hicieron para distribuirlas a los colegios sin ser detectados. ¡Ah! No sé si TV-3 nos lo va a contar. Quizá es 'secret d'Estat'.

EL PROFESOR 'MERLÍ' ha hablado a sus alumnos de Albert Camus. Ha contado lo que decía de Dios: un invento para dar sentido a lo que carece de sentido: la vida. Y preguntó: «Eso se les inculca a los niños cuando tienen una edad en la que todavía no pueden razonar por ellos mismos. ¿Eso no es manipulación?». ¡Ah! Cómo me gustan las clases de Merlí. Cuánta actualidad. Todos somos niños delante de la tele. Y los que la manejan, bien que lo saben.