Ir a contenido

Día Europeo de las Lenguas

Clase de euskera en una escuela de Zugastieta, en Vizcaya.

VINCENT WEST

España, un país con una inmensa pluralidad lingüística

Ibán García del Blanco y Joan Francesc Marcos

Los planes de estudio deberían incluir los temas necesarios para que los alumnos de toda la enseñanza obligatoria conozcan la realidad plurilingüe del conjunto de España

En el 2001 el Consejo de Europa y la Comisión Europea celebraron el Año Europeo de las Lenguas, que logró implicar a millones de personas en los 45 países participantes a través de actividades que celebraban la diversidad lingüística en Europa y promovían el aprendizaje de las distintas  lenguas. Desde entonces, cada 26 de septiembre se celebra el Día Europeo de la Lengua.

Los objetivos generales del Día Europeo de las Lenguas son:

1. Destacar la importancia del aprendizaje de lenguas y diversificar la variedad de lenguas que se aprenden, con el objetivo de incrementar el plurilingüismo y la comunicación intercultural.

2. Promover la riqueza de la diversidad lingüística y cultural de Europa, que debemos preservar y potenciar.

3. Promover el aprendizaje permanente de lenguas tanto dentro como fuera de la escuela, ya sea con el propósito de realizar estudios, intercambios, por necesidades profesionales, movilidad o placer.

No podemos estar más de acuerdo con estos objetivos y es por ello que pensamos  que el Gobierno español debe adoptar medidas encaminadas a conseguir estos fines. No deja de resultar paradójico que los principios que se comparten a escala global, no tengan después encaje suficiente en nuestra propia casa. La España que aspiramos a construir los y las socialistas es una España diversa, culta y autoconsciente. Ello necesita de una gran inversión en el respeto y conocimiento de lo que, manteniendo su valor como riqueza propia de cada territorio español, debe convertirse emocionalmente también en un patrimonio colectivo.

Convivencia lingüística

Podemos afirmar de forma rotunda que España es un país ejemplar en lo que se refiere a la convivencia lingüística. En España se habla con más o menos implantación el catalán/valenciano, el gallego, el euskera, el aranés/occitano, el aragonés, el castellano, el asturiano/leonés. De hecho, actualmente casi el 50% de los españoles vivimos en una comunidad autónoma con más de una lengua.

El artículo 3 de la Constitución española establece que "el castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas comunidades autónomas de acuerdo con sus Estatutos. La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección".

Esta realidad plurilingüe en España se repite a nivel internacional. Así, estudios recientes nos informan que en el mundo existen unas 6.000 lenguas, cuando el número de estados se cifra en torno a los 200.

El plurilingüismo es, pues, una realidad a nivel español e internacional.

Proposiciones rechazadas

En abril del 2013, el senador socialista Carles Martí, presentó una  proposición de ley orgánica de reconocimiento y amparo de la pluralidad lingüística de España, como establece la Constitución española,  proposición de ley que fue rechazada por el Grupo Popular.

Esta iniciativa fue retomada por la diputada socialista Meritxell Batet en febrero del 2017, quien volvió a proponer en el Congreso una ley similar con el objetivo de que el gobierno español reconozca y ampare la diversidad lingüística de nuestro país.

Parece que a la derecha española no le gusta la diversidad. De hecho, a ninguna derecha,  a la catalana tampoco, le gustan los países plurales. Abogan por la homogeneidad. En el caso de la lengua, de manera descarada.

La lengua como arma

Estos miedos, que en muchas ocasiones son verdaderos rechazos, deberían ser superados. En nuestras sociedades conviven sin ningún problema las distintas lenguas, cuyo conocimiento enriquece nuestra cultura, a pesar del intento reiterado de algunas fuerzas políticas de usar la lengua y la diversidad lingüística como arma arrojadiza en el combate político.

Los socialistas hemos dicho una y mil veces que diversidad es sinónimo de riqueza compartida y que esa diversidad nunca debe representar privilegios. Es por ello que pensamos que se debe reconocer y garantizar la pluralidad lingüística española. Esta pluralidad no la deben soportar en exclusiva las comunidades autónomas. Es un patrimonio común de todos los españoles y es por ello que el gobierno español debe, con lasautonomías, proteger este derecho ciudadano.  

Uso generalizado

En la celebración del Día Europeo de las Lenguas, reiteramos ese compromiso que se debe recoger en una ley orgánica que garantice el uso individual de todas las lenguas oficiales en España, el uso de las mismas en la Administración pública, en las Cortes generales y en el Parlamento europeo,  en el poder judicial, en el Tribunal Constitucional, en el Consejo de Estado, en el Defensor del Pueblo, en la Junta Electoral Central, en la Casa Real, en el DNI, en el ámbito cultural, en los medios de comunicación dependientes del Estado...

El gobierno español,  de acuerdo con las comunidades autónomas, debe incorporar en los planes de estudio los temas necesarios para que los alumnos de toda la enseñanza obligatoria conozcan la realidad plurilingüe del conjunto de España. El Gobierno debe adoptar las medidas de fomento que sean necesarias, de acuerdo con las comunidades autónomas, para favorecer el estudio de las lenguas españolas que, junto con el castellano, tengan el carácter de cooficiales (o que sean objeto de protección según cada texto estatutario), en todas las enseñanzas del sistema educativo español y para toda España. Parece lógico que si cualquier ciudadano tiene la posibilidad de estudiar cualquier lengua mundial, tenga también la posibilidad de estudiar y conocer las lenguas que existen en nuestro país.

El Cervantes, las embajadas y los consulados

A nuestro juicio, el Instituto Cervantes debe ser también un instrumento de promoción y divulgación de la realidad plurilingüe de España y a su vez una plataforma de extensión y enseñanza de todas las lenguas oficiales españolas. Esta misión deberá hacerse de acuerdo con las autonomías, sobre todo con aquellas que tienen departamentos destinados a la promoción de su lengua y culturas propias en el exterior.

Es importante asimismo que, en el marco de sus actividades de difusión y acercamiento a la realidad española, las embajadas y consulados faciliten el correcto conocimiento del conjunto de patrimonio lingüístico español. El Estado debería traducir de oficio a las lenguas españolas cooficiales los convenios y tratados internacionales que suscriba y debería poner  a disposición de las comunidades autónomas las versiones de dichos documentos en las lenguas que sean cooficiales en cada una de ellas.

Consejo de la Lenguas Españolas

Proponemos crear un Consejo de las Lenguas Españolas, donde estén representados todos los departamentos ministeriales que tengan competencias en temas lingüísticos (y donde estén también las comunidades autónomas), como órgano colegiado responsable de hacer un seguimiento de la aplicación de la ley orgánica que proponemos.

En definitiva, creemos que tenemos un gran país que en buena parte fundamenta esta grandeza en su pluralidad y diversidad. Reconocerla es tarea de los gobiernos y de los políticos que representan a los ciudadanos. Esperemos que esta iniciativa de los socialistas concite un amplio consenso.