Ir a contenido

Empezarán a destruir dinero en octubre

Jesús Rivasés

No hay precedentes y, por eso, el resultado es una incógnita. El experimento, porque tiene algo de experimento, comenzará en octubre, después del 1-O y también del 2-O aunque, en este caso, ambas fechas son intrascendentes. Incluso la del 4-O, haya o no haya Declaración Unilateral de Independencia, protagonizada por Puigdemont, como afirman los rumores en Madrid, llegados de Barcelona. Ocurra lo que ocurra, hay vida más allá del "procès" y afectará al día después del "procès", sea cuando sea, sin tenerlo en cuenta.

Angela Merkel, considerada como la mujer más poderosa del mundo, ha vuelto a ganar las elecciones alemanas. Sin mayoría absoluta y con mucho menos margen que hace cuatro años. No obstante, gobernará en Alemania y decidirá muchos asuntos en Europa. Cualquiera que quiera tener futuro en la vieja Europa debe contar con Merkel quien es probable que apoye a Rajoy su alumno económico más aventajado, que espera su premio.

La cancillera alemana, sin embargo, no es la mujer más poderosa del mundo, al menos hasta enero del 2018. Ese título recae en Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos -Fed-, el Banco Central de los Estados Unidos. La señora Yellen, que es independiente de su Gobierno, le guste o no a Donald Trump, tiene el don de crear y destruir dinero y el poder de fijar los tipos de interés, algo que afecta a más ciudadanos que cualquier medida de un Gobierno.

Ahora, Janet Yellen comenzará en octubre a retirar el plan que Ben Bernanke, su predecesor en el cargo, lanzó en el 2008 para hacer frente a la Gran Recesión. Consistió, en pocas palabras, en la creación -de la nada- de 3,5 billones de dólares, unos 2,9 billones de euros, para reactivar la actividad económica. Yellen pondrá en marcha un experimento monetario -por su cuantía- inédito en la historia. Empezará con la destrucción de 10.000 millones de dólares al mes y, según los resultados, aumentará el ritmo y la cantidad del dinero retirado de la circulación.

Técnicamente la Fed se desprenderá, por el procedimiento de dejarlos vencer, de bonos del Tesoro y bonos hipotecarios. Para los expertos es política monetaria contractiva. En "roman paladino" significa destruir dinero y mantener una ligera pero constante subida de tipos de interés. Los efectos, antes o después, los notarán -aunque no sean conscientes- miles de millones de personas en todo el mundo, incluidos defensores y detractores del "procés", entre otros motivos porque el Banco Central Europeo (BCE) seguirá por los esos derroteros en algún momento.

El BCE también es independiente, pero suele escrutar el rostro de Merkel quien en enero, si Yellen si no renueva al frente de la Fed -depende de Trump y no parece haber mucha química- y es sustituida por un hombre, entonces sí, será la mujer más poderosa del mundo. Mientras tanto, el experimento de una destrucción de dinero nunca vista está a punto de comenzar y puede cambiar el mundo, o no, como diría Rajoy. 

0 Comentarios
cargando