Ir a contenido

Víctimas y culpables

Violencia de género y titular trampa

Lucía Etxebarria

Algunos titulares llevan a reflexionar sobre la revictimización de la víctima de violencia machista. Primero se la maltrata en casa. Después en medios


Hace unos días, las webs de tres medios diferentes publicaban la misma noticia con el mismo titular: 'Apuñala a su novio tras encontrarle desnudo sobre su hija menor'. Al parecer, habían traducido la noticia de una agencia americana. Si hubieran leído otras noticias habrían visto que el novio en cuestión, Troy Parks, 31 años, de Cleveland, Ohio, fue acusado y detenido por violación. Que no se presentaron cargos contra la madre, que lo acuchilló. Que la niña, de 12 años, declaró que el hombre ya la había violado en otras ocasiones, y que tanto la madre como la hija presentaban heridas defensivas. Es decir, el titular debería haber sido 'Salva a su hija de 12 años de una violación'.

Lo más triste es que en el texto de la noticia (traducida directamente de una agencia) se decía que la mujer apuñaló al hombre «en un ataque de rabia», presentándola así como una loca, no como una heroína.

Casi el mismo día, el titular de una noticia en 'Diario de Mallorca' era el siguiente: 'Multa por llamar de madrugada a una mujer para cantarle canciones de amor'. Qué exageración, diremos. ¿Quién no ha llamado alguna vez borracho a la novia de madrugada para decirle que la quiere? Pero es que si seguimos leyendo más adelante nos encontramos esto: «Según la sentencia, le envió correos electrónicos con contenidos varios. El hombre también la llamó por teléfono a altas horas de la madrugada e incluso se hizo pasar por otra persona para conseguir hablar con ella. Finalmente, se presentó en el domicilio». Es decir, el titular debería haber sido 'Multa por saltarse repetidamente la orden de alejamiento'. Y aquí, además, no había habido traducción. Un periodista malintencionado redactó ese titular engañoso.

Si pensamos en que cuando hay una víctima de violencia de género estamos acostumbrados a leer «hallada muerta una mujer» en lugar de «asesinada una mujer» o «apuñalada una mujer», pero que cuando es un hombre leemos «una mujer apuñala...», quizá sea un buen momento para reflexionar sobre la revictimización de la víctima de violencia machista. Primero se la maltrata en casa. Después en medios. 

0 Comentarios
cargando