Ir a contenido

OPINIÓN

Como el día que arreó un cabezazo a Materazzi que le costó terminar su brillante carrera expulsado en la final del Mundial, reconozco que me sorprendió el ex abrupto del pulcro Zidane en pleno mes de agosto: "Ahí pasa algo" dijo Zizou.

Salía el técnico del Real Madrid en la previa de la vuelta de la Supercopa sabiendo que Cristiano había sido sancionado con cinco partidos. Nadie del club reprochó públicamente la acción por la que le caen cuatro de esos cinco partidos: Cristiano había empujado al colegiado De Burgos Bengoechea tras ser expulsado por doble amarilla al reclamar un penalti. Antes había visto amarilla al quitarse la camiseta en la celebración del gol. Silencio. Si en algo pone cuidado el club desde que Ronaldo amagase con abandonar el Real Madrid, es en mimarle en cada uno de los mensajes públicos. Ningún reproche. La culpa era del árbitro.

Pañolada y bronca

Para el partido de vuelta hubo pañolada en la grada al grito de “Basta ya” (?). El Real Madrid ganó de manera brillante  la Supercopa de España ante el presidente en funciones de la RFEF, Juan Luis Larrea, sentado en el palco tras recibir una bronca de Florentino por la actuación arbitral y la sanción a Ronaldo por parte del comité dependiente de la Federación.

En un mes Cristiano ha empujado a un árbitro, Ramos ha visto tres amarillas en dos partidos y Marcelo ha dado una patada en la espalda a un contrario

Pese a la cómoda victoria con Bale abriendo el marcador, se remueve Florentino en el palco de Riazor en el debut liguero. Le incomodan los airados gestos del cuarto árbitro Alfonso Vicente Moral. Ramos es expulsado por doble amarilla en el minuto 89. Inmediatamente, Butragueño anuncia que recurrirán. El acta dice que la segunda tarjeta es por disputar el balón con el brazo en alto de manera temeraria. El recurso no prospera y Ramos cumple su sanción ante el Valencia.

Ese día el Madrid recibe su trofeo como ganador de la pasada Liga. Para entregarlo acude de nuevo al palco Larrea. A la primera falta surgen cánticos hacia el palco: “¡Corrupción, en la federación!”. El R Madrid se deja dos puntos en casa. Le quedan dos partidos más sin Cristiano.

Con Ramos de vuelta llega el Levante. En el m 55, Sergio vuelve a ver amarilla al disputar un balón de forma temeraria a un adversario levantando la pierna a la altura de su cabeza. En el 89 Marcelo ve roja directa por dar una patada a Lerma en la espalda no estando el balón a distancia de ser jugado.Empate final. Los dos partidos de sanción a Marcelo quedan en uno tras el recurso.

En una entrevista en la SER Florentino Pérez dice que el estamento arbitral es francamente mejorable y que hay que hacer un reglamento donde el infractor sea castigado, incluso el árbitro.

En un mes Cristiano ha empujado a un árbitro, Ramos ha visto tres amarillas en dos partidos y Marcelo ha dado una patada en la espalda a un contrario. El Real Madrid se ha dejado 4 puntos en tres jornadas. Pero quieren castigar a los árbitros que se equivocan. Efectivamente Zidane, ahí pasa algo.

0 Comentarios
cargando