Ir a contenido
Fernando Aramburu.

DANNY CAMINAL

'Patria', año 1

Óscar López

No voy a ser nada original: 'Patria', de Fernando Aramburu, es el libro del año. Justo el pasado 7 de septiembre cumplió su primer aniversario y sigue en la cima. Apareció con una tirada inicial de 20.000 ejemplares cuando lo habitual en sus anteriores libros es que fuera de unos 3.000. Así que ya pueden imaginar al autor y a su editor Juan Cerezo de los nervios, aunque el segundo muy esperanzado en que la apuesta comercial le diera la razón. Han pasado 365 días y 'Patria' ya ha vendido 450.000 ejemplares y va por la vigésimo primera edición. Se ha colocado en 12 países, entre ellos Inglaterra y EEUU,  se está preparando un gran lanzamiento en Alemania; en Italia existe una gran expectación a una semana de su publicación y en España seguro que irá a más cuando se emita la serie de TV de Aitor Gabilondo.

Para ser el libro del año necesitas que el lector ocasional te escoja como su lectura anual

Así que nadie pone en duda que estamos ante el libro del año. Y lo es porque este verano su portada ha formado parte del paisaje de playas y transportes públicos por mucho que otras novelas hayan intentado arrebatarle el puesto; porque a pesar de abordar un tema tan delicado ha logrado emocionar a infinidad de lectores, sin importar condición social ni geografía. Lo es porque para ser libro del año necesitas el apoyo incondicional del boca a boca y, sobre todo, que sea la novela que el lector ocasional escoja como su lectura anual. Fue lo que ocurrió con 'La sombra del Viento' de Carlos Ruiz Zafón o 'Soldados de Salamina' de Javier Cercas.

Lo es también porque el autor ya ha declarado que con su siguiente obra se dará un batacazo ya que no podrá igualar lo logrado con esta, y porque su éxito ha generado una lluvia de títulos que abordan cuestiones más o menos similares en lugares parecidos. Ahí está 'La hora de despertarnos juntos' de Kirmen Uribe, 'Mejor la ausenci'a de Edurne Portela, que asegura que la suya es más oscura que 'Patria' y de quien ya conocíamos 'El eco de los disparos', o 'La línea del frente' de Aixa de la Cruz. Y mal que le pese a algunos, incluso lo es porque hasta fue recomendada en 'Sálvame Naranja', aunque me niego a aceptar que con la princesa del pueblo empezara todo.

Hasta ahí podíamos llegar.