Ir a contenido

tú y yo somos tres

Miedo al león, pero es de trapo

Ferran Monegal

De manera intermitente, Antena 3 TV nos va colocando capítulos de 'Hipnotízame', ejercicio en la linea del entretenimiento blanco de la casa. El hipnotizador Jeff Toussaint, con su supuesto poder mental, va provocando a criaturas famosas alucinaciones sobre la marcha.

Esta es la clave para engancharnos: ver a Chenoa desesperada, porque cree que está desnuda delante de nosotros, y se tapa con las cortinas absolutamente avergonzada; o al actor Adrián Lastra en bañador, imaginando que está en una playa del Caribe y en realidad está sumergido en una bañera a cero grados. O sea, una combinación de hipnosis y espectáculo.

La participación de Sílvia Abril, por ejemplo, en esta ocasión hablando en chino mandarín, porque Toussaint le ha borrado del cerebro el español y el catalán, ha sido fundamental. Sílvia se ha consolidado como una actriz cómica de primera clase, muy efectiva, muy divertida, y proporciona el punto justo de show al programa.

ATRESMEDIA

De todas las alucinaciones que el hipnotizador fue dispensando, ha sido muy interesante la que le incrustó a Mario Vaquerizo. Le durmió, le metió en una jaula, y cuando despertó estaba con un león enorme, acollonante. Vaquerizo estaba aterrado. Gritaba como un descosido. Creía que era un león de verdad, cuando se trataba de un león de trapo.

¡Ah! Es interesante esta representación del miedo a algo falso. La inducción hipnótica encaminada a provocar pánico imaginario no es solo patrimonio de los hipnotistas del espectáculo. La tele, y sus habitantes, son un instrumento ideal para producir hipnosis colectivas. Según como se manipula la información te pueden inducir a la euforia mas colosal, o al terror mas povoroso. Y en ambos casos ser todo falso, como el león de trapo de Mario.

OTEGUI EN TV-3 

Merece análisis amplio el nuevo programa de debate de TV-3 'Preguntes freqüents'. Hoy solo una pincelada. El presentador Ricard Ustrell tiene finura, es sobrio, conoce el arte de la ironía, y parece que sabe mantener la distancia, sin enfangarse. Su invitado estrella fue Arnaldo Otegui, que al parecer también será estrella en la Diada. Dijo sentir envidia sana por el procés. Se deshizo en alabanzas. A Albert Rivera, en cambio, le lanzó esta perdigonada: "Dentro de poco, el único Rivera que va a ser referente en el Estado español va a ser Kiko, el hijo de la Pantoja". Seguiremos informando.

0 Comentarios
cargando