Ir a contenido

Y Draghi cumplió 70 años el domingo

Jesús Rivasés

Los árboles y las infinitas ramas del 'procés' impiden ver el bosque o los bosques pero, como afirmaba un famoso anuncio de televisión, están ahí. En el bosque, la Seguridad Social logró una recaudación histórica en julio, más de 10.000 millones de euros y, por primera vez en mucho tiempo ingresó más de lo que pagó por prestaciones contributivas. Agosto, con un aumento del paro de 46.400 personas, no ha sido bueno, aunque se esperan mejores datos para septiembre. No obstante, los déficits, que se acumularán a los que se arrastran todo el año, volverán. A pesar de todo, el año terminará con un aumento del PIB cercano al 3,5%, un récord tas cuatro años ininterrumpidos de crecimiento.

En el bosque que oculta el 'procés', puede haber un otoño laboral conflictivo. El ejemplo de AENA y Eulen y lo ocurrido en el Prat, laudo aparte, abona reivindicaciones y posibles conflictos en otros lugares y sectores. El laudo dictado por Marcos Peña es excepcional y ad hoc para un caso específico, lo que no impide que los trabajadores afectados, obligados a acatarlo, lo recurran ante el Supremo, sin que nadie sepa qué puedan decir los magistrados.

Josep María Álvarez, líder de UGT, baraja pasar a la acción, aunque quizá deba esperar a que Unai Sordo, nuevo secretario general de CCOO, acabe de aterrizar al frente de la organización para iniciar acciones conjuntas. Mantiene buenas relaciones con Pablo Iglesias, que descartó hace tiempo impulsar su propio sindicato, Somos, y que cerrará filas con cualquier movilización laboral que genere ruido contra Rajoy.

Por entre los árboles del 'procés', Cristóbal Montoro augura la desaparición de déficit para el final de la legislatura, siempre que se agote, claro, mientras que la prisión fiscal en España subirá hasta el 38,7% del PIB en el 2020, sin que nadie ose decir –no es popular- que la presión fiscal directa española es una de las más altas de Europa y la indirecta de las menores. El vaticinio del ministro de acabar con el déficit requiere que se mantenga el crecimiento económico y los bajos tipos de interés, el negociado de Draghi.

Y en uno de los bosques que oculta el 'procés', Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, cumplió 70 años el domingo pasado y, sin duda, también ese día tuvo un instante para pensar en el mensaje que enviará a los mercados el jueves 7. En algún momento tiene que anunciar el principio del endurecimiento de la política monetaria. Si lo hace ahora, el euro podría apreciarse todavía más y eso perjudica a la economía europea. Si no lo hace, quizá cebe más lo que Greenspan llama la burbuja de bonos. Draghi, que fue el hombre que salvó al euro, tiene que volver a decidir y su decisión afectará a todos esos enormes bosques que a veces no deja ver el 'procés', pero que están ahí, como también el inquietante Kim Jong-un y sus bravatas nucleares y las respuestas del no menos inquietante Trump.

0 Comentarios
cargando