Ir a contenido

ANÁLISIS SOBRE EL BARÇA

Paulinho y Semedo, en un entrenamiento del Barça de esta pasada semana.

EFE / ALEJANDRO GARCÍA

Otro Xavi, por favor

Jordi Puntí

Se necesita un jugador que empodere el centro del campo tal como lo hacía el excapitan azulgrana

Durante muchos años, lo admito, me divertían los rumores de fichajes en la pretemporada. Leía los periódicos deportivos como quien hojea el 'Lecturas' o incluso el 'Diez minutos', con ese espíritu de peluquería que me hacía prestar atención a jugadores, agentes y directivos, como algo que forma parte de un mundo paralelo: una ficción que a veces me confirmaba que los ricos también lloran. Pero este año ha dejado de interesarme. El traspaso de Neymar y la incapacidad de gestionar esos 222 millones de petrodólares han sido un hartazgo, y aunque al fin el fichaje de Dembélé ponga emoción al asunto, hay dos frentes que me siguen inquietando.

El primero es que por alguna razón el Barça ha perdido el control del mercado. Su estilo 'cagadubtes' con jugadores como Íñigo Martínez, Seri o Di María denota una falta de planificación, y por otra parte ha perdido batallas que antes ganaba por puro prestigio: caso Verratti y quizás, ya veremos, caso Coutinho.

La segunda inquietud es más preocupante, porque tiene que ver con el estilo de juego y con la propuesta futbolística que ensaya, suponemos, Ernesto Valverde. Cada año que pasa se confirma con más razón que el Barça lleva años sin encontrar un sustituto para Xavi Hernández. Podemos pretender que le hemos olvidado, pero lo cierto es que no. El dominio del centro del campo que ofrecía ese Barça de Guardiola, capitaneado por Xavi y acompañado por Busquets Iniesta, no se ha vuelto a ver. Con Thiago Alcántara en el Bayern de Múnich, la llegada de Rakitic ofreció alternativas, así como la posición más retrasada de Messi, pero solo con Xavi se conseguía la perfección de un estilo.

Recomendaciones del capitán

Cuando se marchó a Qatar, el debate se zanjó con una obviedad -Xavi era insustituible-, pero de hecho se interpretó que no hacía falta buscar un jugador de su perfil. Desde entonces hemos visto desfilar a muchos apuestas para el centro del campo: Rafinha, Arda Turan, André Gomes, Denis Suárez y ahora Paulinho son jugadores que ofrecen otros talentos, pero no el de Xavi. En la pretemporada, por otra parte, el de Terrassa ha hablado un par de veces para recomendar el juego de Verratti, primero, y de Seri después. A mi me parece que si el viejo capitán habla y señala a un posible sucesor, hay que hacer todo lo posible para ficharlo. Se necesita un jugador que empodere el centro del campo tal como lo hacía el propio Xavi (sí, he dicho “empodere”: me aposté diez euros con un amigo a que este verbo de moda también podía aplicarse al juego del Barça).

No sé si el puesto de organizador puro es una prioridad para Valverde. Por lo visto en estos últimos partidos, incluida la victoria holgada de ayer frente al Alavés, parece más afín a las ideas de Luis Enrique que de Guardiola, más vertical y físico. Presión elevada y centrocampistas que trabajen para que marque Messi, si puede ser de dos en dos, o para que asista a los delanteros. Yo sigo pensando que antes era más bonito, y quien sabe, quizá a estas alturas, con tanto fichaje estratosférico, lo revolucionario sería volver a fichar a un centrocampista de toque. Que alguien llame a Xavi, por favor.