Ir a contenido

TRAS EL ATENTADO

Una comunidad de afectos

Joaquim Coll

En un mundo global, donde no caben respuestas localistas, el golpe terrorista hermana el dolor y subraya la debilidad moral del separatismo

Como no podía ser de otro modo, las muestras de solidaridad y cariño del resto de los españoles ante el zarpazo yihadista en Barcelona y Cambrils han sido enormes. La lista de los ejemplos sería extensísima, desde ayuntamientos como Madrid o Gijón que han colocado la bandera catalana hasta el gesto solitario del nadador gaditano en unos mundiales de natación, pasando por minutos de silencio en establecimientos privados, como supermercados, por decisión de los trabajadores. Nuestros móviles se han inundado de mensajes y los que estábamos fuera de Catalunya hemos podido experimentarlo con mayor intensidad si cabe. Un país es ante todo una comunidad de afectos. La conmoción en Europa ha sido también enorme porque muchísimos ciudadanos consideran nuestras calles y ramblas como propias, al igual que a nosotros nos conmovieron los atentados en Paris, Niza, Londres, Bruselas o Berlín. La intensidad de los afectos es un marcador de nuestras múltiples identidades.

En un mundo global, donde no caben respuestas localistas, el golpe terrorista hermana el dolor y subraya la debilidad moral del separatismo. Solo así se entienden tres reacciones defensivas ante el atentado. Primero, el exceso de autosatisfacción, casi de vanagloria, por parte del Govern con la actuación de los Mossos. El intento de esconder que los mandos de Interior han cometido errores mayúsculos cuando estamos en nivel 4 de alarma desde 2015. Lo de la “casa bomba” en Alcanar es una suma de despropósitos, como inexplicable resulta la falta de vigilancia en las Ramblas, por no hablar de la inopia del ‘major’ Trapero. En lugar de eso, lo único que les ha importado a algunos como al eurodiputado Ramon Tremosa ha sido alimentar la ficción de que Catalunya había actuado durante unas horas como Estado independiente. La tesis con la que andan excitadísimos es que el atentado ha venido a demostrar que España ya es prescindible. Finalmente, el intento deleznable por rebajar nuestra comunidad natural de afectos hasta el punto de convertir los sentidos lamentos del resto de los españoles en frías condolencias. 

0 Comentarios
cargando