Ir a contenido

Messi y mordiente

Albert Guasch

Sucedió en el túnel de vestuarios en el descanso. Messi se entretuvo en conversar con Sergi Roberto. Sin el amigo Luis Suárez lesionado, Sergi Roberto se convirtió en el confidente del 10.  Qué mejor indicativo para sentirse importante. El reconocimiento supremo. El centrocampista de Reus se había ganado con un primer tiempo primoroso la atención, no solo de Messi, sino de todo el Camp Nou. Quizá sí. Quizá va a ser un futbolista muy relevante esta temporada. Igual acaba intercambiando muchas impresiones con el número uno.

Es ciertamente un jugador completo, de progresión constante, pero no pertenece a la estirpe del futbolista mágico. Es un perfil con vacante en la plantilla desde la espantada de Neymar. Se constató en la reconfortante victoria ante el Betis.

Valverde expuso ideas para ser juzgado por primera vez con cierta claridad. Y proporcionó material para cocinar análisis tácticos en los próximos días. Se vieron cosas inusuales en los últimos años en el Camp Nou. No hay duda de que la grada debió sentirse complacida por el despliegue de energía del equipo y de cómo va recuperando un espíritu colectivo del juego. Pero se echó de menos un aliado para Messi en la elevada barra de equilibrista, ahí por donde se desenvuelven los futbolistas privilegiados, por encima de todos los demás, con combinaciones imposibles. 

Coger oxígeno

Con Messi y mordiente, y desde luego el vigor de Sergi Roberto, bastó para coger oxígeno en el inicio del campeonato, dar tiempo al técnico a amasar la plantilla aún incompleta y desactivar potenciales detonaciones institucionales, tan a la vuelta de la esquina aparentemente.

Con Messi, 'hat trick' de postes, el fútbol siempre se convertirá en una maravillosa distracción, pese a que el vaho de lo terrible flotó por el estadio y pareció encoger las celebraciones. El terrorismo fija la mirada del mundo en las ciudades occidentales golpeadas durante unos días. Se escruta la solidaridad interna, se relatan historias humanas conmovedoras y se presta atención a sus símbolos. El Barça es referencia en la ciudad y estuvo a la altura. Si tan solo el minuto fuera un minuto... 

0 Comentarios
cargando