Ir a contenido

Editorial

La revisión de la financiación autonómica

La próxima reforma no se podrá encarar induciendo más recursos en el sistema sino repartiéndolos de otra manera

Cristóbal Montoro en su escaño. 

Cristóbal Montoro en su escaño.  / EFE / JAVIER LIZÓN


España tiene pendiente la revisión del sistema de financiación de las comunidades autónomas. El actual método lleva años caducado y acumula muchos vicios. Algunos derivados de la manera como se construyó el mapa de competencias entre las diferentes administraciones, otros de la forma como se pactaron las sucesivas actualizaciones en base a las mayorías en el Congreso sin tener en cuenta el equilibrio territorial y, finalmente, los que afloraron durante la crisis de la deuda pública en los que el reparto del techo de déficit evidenció la indefensión de los gobiernos autonómicos frente al todopoderoso Ministerio de Hacienda. La experiencia acumulada debe servir, pues, para afrontar la próxima reforma que posiblemente no se podrá encarar induciendo más recursos en el sistema sino repartiéndolos de otra manera.

El informe que la comisión de expertos ha entregado a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría parece un buen punto de partida para la negociación del próximo otoño. Especialmente interesante son las aportaciones que proponen un funcionamiento «más federal» del Consejo de Política Fiscal y Financiera reequilibrando el poder del ministerio, la salvaguarda de un cierto principio de ordinalidad en los recursos finalmente disponibles y la inclusión de las comunidades forales en los mecanismos de solidaridad. Es un camino interesante que se debería desligar de las solución de otros problemas de índole política. 
 

0 Comentarios
cargando