Ir a contenido
Espacio público de La Lira, en Ripoll, obra de RCR Arquitectes.

Alma de tierra

Emma Riverola

El estudio RCR hace una arquitectura con alma de naturaleza. Como el niño que moldea con sus dedos la tierra y el agua

Opinión exprés

Acero y papel

Agua y tierra. Y las manos de un niño sintiendo los elementos entre sus dedos. Filtrándose en su piel el pálpito primigenio que marcó el ritmo de los mares y las montañas. Remansos de paz o abruptas e intimidantes declaraciones de poder. El niño modela sintiéndose inmortal, dejando que los elementos le dicten las formas, escuchando ecos antiguos que poco saben de voces humanas y mucho de vientos y noches. El niño crea formas que desconoce, pero nada inventa. Tan solo interpreta el dictado preciso de la naturaleza. 

El estudio catalán RCR Arquitectes ganó el Pritzker 2017, el premio de arquitectura más prestigioso del mundo. «Todas sus obras tienen un fuerte sentido del lugar y están intensamente conectadas con el paisaje que las rodea. Esta conexión proviene de la comprensión (…) y de la observación y experiencia de las luces, sombras, colores y estaciones», reconoció el jurado. Una pista de atletismo en un bosque. Un teatro que emerge al final de una pasarela sobre el río. Un hotel donde desaparecen los límites entre el interior y el exterior. Unas cavas que son sendero y se hunden y emergen de la tierra… 

Arquitectura con alma de naturaleza. Como el niño que moldea con sus dedos la tierra y el agua. Como las manos que cazan los rayos de sol, que acarician la lluvia, que palpan las huellas del tiempo… Que juegan a ser dios.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.