Ir a contenido

MIRADOR

Bebe, en una imagen promocional de su disco Cambio de piel.

Caer y levantarse

Albert Espinosa

La caída, la operación y el postoperatorio es el filtro perfecto para saber quien te aprecia en tu vida

Artículo 547. Justo después de escribir el artículo de la semana pasada, tropecé y me rompí la cabeza del fémur de mi muñón. Fue curioso porque entre acabar la columna anterior y tropezar no pasaron ni 6 minutos.

Pero para mí lo más interesante de la caída, la operación y el posoperatorio es el arte que tiene la enfermedad de descubrirte la gente que te apoya,  te quiere y te ayuda. Creo que es el filtro perfecto para saber quien te aprecia en tu vida y además es un increíble acelerador de lo que es en realidad la amistad, el amor y la generosidad que existe alrededor tuyo.

Además, siempre que he enfermado he descubierto la fuerza de médicos, auxiliares y enfermeras que destilan pasión por su profesión y sonrisas perpetuas.  Pero sobre todo me quedo con… Bueno, casi os lo cuento después de lo mejor de mi semana.

Tercer puesto: 'De qué hablo cuando hablo de correr', escrito por Haruki Murakami (Tusquets Editores). Un libro que da felicidad instantánea y que te enseña los trucos que le ayudan a vivir al maestro.

Segundo lugar: 'Respirar'. Esta canción de Bebe se ha convertido en un himno de mi alma en este instante de mi vida. Es pura vida y belleza sonora, creado por alguien que sabe lo que es sufrir y compartir.

Primera posición: Restaurante Tritón (Carretera de Torroella de Montgrí a  Palafrugell). El lugar que me acogió tras la caída. Me dieron cariño y comí los mejores mejillones a la brasa del mundo. Gracias por destilar generosidad.

Y durante estas doce semanas que he de volver a aprender a caminar, me quedo con una frase que me dijo un amigo mío de hospital que nos dejó pero que nunca olvidé. El siempre afirmaba: "Lo mejor de romperte es descubrir que jamás estuviste entero del todo y que en realidad toda rotura es una recomposición de tu vida que necesitabas".

Por cierto cuando desperté de la operación soñé que el Gordo de la Navidad acabaría en 147, ahí lo dejo… ¡Feliz domingo!

0 Comentarios
cargando