Ir a contenido

La sombrilla

Con la pequeña ayuda de un padre

Los sueños son difíciles de alcanzar. Son como la pompa de jabón que intenta tocar este niño en la plaza de Catalunya de Barcelona. Los sueños son frágiles, volátiles y, cuando menos te lo esperas, se te escapan de las manos. Muchas veces, y es la suerte que ha tenido este pequeño, hace falta la pequeña ayuda de un padre. De alguien más fuerte, más alto y más experto.

0 Comentarios
cargando