Ir a contenido

LA CLAVE

Vídeo de una mujer en minifalda en Arabia Saudí. YouTube

Cuando la minifalda es un grito

Marta López

La cámara filma a una chica de espaldas en una calle desierta de una zona arqueológica. Viste una minifalda y lo que nuestras jóvenes y adolescentes llaman ‘crop top’, que viene a ser una camiseta corta. Nada hasta ahí llamaría la atención si ese lugar no fuese la histórica fortaleza de Ashkir, en Arabia Saudí.  La joven es también saudí, la "modelo Khulood".

El vídeo, colgado en Snapchat, se viraliza. Provoca una tormenta en el reino petrolero. Un 'hasthag' pide en Twitter que se la arreste y se la juzgue. Otras voces salen en su defensa, alaban su valentía. La policía religiosa –llamada Comité para la Promoción de la Virtud y la Prevención del Vicio- asegura estar en contacto con las autoridades. La joven es finalmente detenida por vestir de forma "indecente" y puesta en libertad sin cargos. Confesó haber visitado con su “tutor” la fortaleza, haber paseado en falda y  manga corta y dijo que el vídeo fue colgado en las redes sin ella saberlo.

Arabia Saudí tiene una de las legislaciones más restrictivas del mundo para las mujeres.  En el reino petrolero, las mujeres están obligadas a vestir la 'abaya', que las cubre de los hombros a los pies, y a taparse el pelo y la cabeza con un ‘hijab’. Les está prohibido sacarse el carnet de conducir, lo que hace prácticamente imposible que se sienten al volante y no pueden salir del país o tomar algunas decisiones vitales como trabajar sin el consentimiento de un varón de su familia. Su participación en la vida social está seriamente limitada más allá de pasar el rato en centro comercial comprando ropa y alhajas que solo podrán enseñar de puertas para dentro.

Hace unos años, una mujer iraní me contaba como las jóvenes de su país acudían cada día a la Universidad de Teherán con las uñas esmaltadas de rojo. Les obligaban a despintárselas para entrar en clase pero ellas volvían al día siguiente de rojo carmín. Así cada día. Me quedó grabado ese pequeño gran gesto de resistencia. También el de la "modelo Khulood". Apenas se habla de estas heroínas de cada día en Arabia Saudí, Irán y otros lugares donde las uñas rojas y la minifalda no son una moda. Son un grito.