EDITORIAL

Sant Cosme, medio siglo de lucha

El barrio, estigmatizado, sigue siendo más conocido por su conflictivo pasado que por su vivo presente

Se lee en minutos
El barrio de Sant Cosme de El Prat de Llobregat ocupa el puesto 17º del ’ranking’ de barrios más abstencionistas.

El barrio de Sant Cosme de El Prat de Llobregat ocupa el puesto 17º del ’ranking’ de barrios más abstencionistas. / RICARD CUGAT

Sant Cosme, la barriada levantada a  principios de los 60 para acoger a la población que vivía en las barracas de Montjuïc cumple 50 años. Medio siglo de existencia y también de pugnas, desventuras y de estigma, de cargar sobre sus espaldas prejuicios. Y es que Sant Cosme sigue siendo un barrio más conocido por su conflictivo pasado que por su vivo presente, y todo, por la tozudería del imaginario colectivo, no porque no se hayan movido y mucho.

El barrio reveló desde el principio sus deficiencias en prestaciones básicas (escuela, médicos.) y la pésima calidad de sus inmuebles. Esa fue la primera reivindicación, con ella empezó la lucha y también el prejuicio por la condición de barraquistas de los recién llegados.

Noticias relacionadas

Fueron más de 26 años en pie de guerra (1979-2005) y la resistencia vecinal no decayó, ni siquiera cuando en los 80 el barrio cayó en el infierno de la droga, que se cebó en su gente, en sus esperanzas y añadió más leña a la hoguera de la estigmatización. Sant Cosme ardía cuando en los 90  empezó su proceso de "normalización". A este contribuyó la llegada del metro, el desembarco de servicios básicos (juzgados, policía, bomberos) y, más tarde, los proyectos de economía social y colaborativa. Y por supuesto, eventos como el Festival Esperanzah, que lo han situado en el mapa.

Sí, Sant Cosme cumple 50 años con la vista puesta en el futuro y grandes retos (convivencia, proyectos educativos, precariedad laboral y absentismo). Su lucha sigue viva y debe continuar.