Ir a contenido
Trump y Putin en la cumbre del G-20 en Hamburgo.

REUTERS

Un refuerzo mutuo

Mar Aguilera

El presidente de EEUU consigue con la entrevista con Putin consolidarse como estadista


El encuentro entre Donald Trump y Vladimir Putin empezó con ambos presidentes sentados con las piernas abiertas durante la rueda de prensa. Con esta entrevista han conseguido monopolizar la cumbre del G-20.  Mientras, el resto de líderes de la cumbre hablaban sobre cambio climático y, decenas de miles de personas se manifestaban por las calles de Hamburgo y la guerra en Siria continuaba. Con esta reunión Putin se presenta como el principal interlocutor de Trump y reduce así su imagen de líder aislado. El presidente estadounidense por su parte se consolida como estadista. En el encuentro posterior, junto con los dos presidentes, solo había dos intérpretes y dos asesores: el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, y el ministro de Exteriores de Rúsia, Sergey Lavrov. Fuera, ambos líderes salen reforzados por igual. De puertas para adentro queda por ver si la veteranía en el poder de Putin junto con su imbatible ministro de Exteriores han podido con el arrojo de Trump.  

Según Tillerson, la reunión empezó con Trump expresando de forma inmediata, no su preocupación, sino la «preocupación del pueblo americano» por la presunta interferencia de Rusia en las elecciones estadounidenses. Putin lo ha negado todo. A pesar de que el líder ruso ha insistido en que no existen pruebas y de que hasta hace solo un día Trump también lo rechazaba, ambos dirigentes han acordado crear un grupo de trabajo para evitar ciberataques e interferencias en las elecciones futuras. ¿Qué pasa con el pasado?, exclaman en Estados Unidos.

Aun así, lo todavía más inquietante es que Tillerson ha afirmado que Assad se retirará y que habrá transición en Siria. Un indicio de que esto pueda ocurrir es que los dos presidentes también han pactado  un alto al fuego en el sudoeste de Siria y que este es un acuerdo que esperan, manifiesta el secretario de Estado americano, replicar en el futuro. 

EL MISIL COREANO

Del encuentro también ha trascendido que Trump le ha pedido a Putin que se implique más en presionar a Corea del Norte para que frene su desmadrada carrera nuclear ahora que Kim Jong-un alardea de que ellos tienen un misil capza de alcanzar Alaska.  
¿De qué más se habló en la reunión? De medio ambiente seguro que no. Solo unas horas antes Donald Trump exclamaba: Europa, si necesitas gas llámame.