Ir a contenido

Los SÁBADOS, CIENCIA

Seremos 9.800 millones en el 2050

Pere Puigdomènech

El aumento de población implica la necesidad de producir todo lo que la gente necesita para vivir

El Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas acaba de publicar su informe Perspectivas de la Población Mundial. Es la vigésima vez que publica este informe desde el año 1951, con datos cada vez más precisos sobre la evolución de la población humana. La predicción del informe es que la población crecerá el 30% hasta el 2050 y que su distribución geográfica y por edades variará de forma significativa. Desde todos los puntos de vista, es un dato esencial para reflexionar sobre lo que puede pasar en el mundo en el próximo futuro.

Uno de los cambios más importantes que ha habido en el último siglo en el mundo es el del aumento de la población humana, que ha alcanzado los 7.600 millones a mediados del 2017. La publicación de la ONU recuerda que ha aumentado en 1.000 millones desde el 2005 y en 2.000 millones desde 1993. En estos momentos hay unos 83 millones más de humanos cada año. Hay bastante acuerdo sobre las predicciones hasta el 2050, y más allá, según diferentes modelos, es posible que la población se estabilice o que vaya creciendo hasta los 11.200 millones a finales de siglo. Lo que parece probable es que el crecimiento sea más lento a partir de ahora.

LA MITAD DEL CRECIMIENTO, EN DIEZ PAÍSES 

De los datos que se publican se puede sacar como conclusión que la estructura de la población cambiará de forma importante tanto en su distribución geográfica como por edades. El informe indica que el gran crecimiento de la población en los próximos años se producirá en África. La mitad del aumento de la población entre el 2017 y el 2050 se producirá en diez países del mundo, entre ellos Nigeria, Etiopía, la República Democrática del Congo, Tanzania, Uganda y Egipto; los otros son la India, Pakistán, Indonesia y Estados Unidos. Las predicciones son que la población de Europa vaya disminuyendo, sobre todo en los países del este y el sur.

Las desigualdades que existen pueden aumentar en los años que vienen

La estructura de la población también irá cambiando en los próximos años. El informe nos dice que si bien en el 2017 hay dos veces más personas de 15 años o menos que personas de más de 60 años, en el 2050 el número será aproximadamente el mismo. Y las personas que tienen más de 80 se prevé que se tripliquen en el mundo entre hoy y el 2050. Uno de los lugares donde todavía habrá un buen porcentaje de gente joven será África, donde el número de nacimientos por mujer en edad fértil disminuye pero se mantiene alto. De todo ello se desprende que globalmente las desigualdades que existen pueden aumentar en los años que vienen. En estos momentos ya hay presiones migratorias procedentes de África hacia Europa, y es muy probable que vayan aumentando en los próximos decenios. Cómo gestionamos las migraciones –ya lo estamos viendo– será una de las cuestiones esenciales en lugares como Europa.

APLICAR LA INTELIGENCIA AL FABRICAR PRODUCTOS

Las consecuencias de los datos y las predicciones del informe de la ONU son muchas cara a hacer frente a las situaciones que se pueden plantear en los años que vienen. El número de humanos puede aumentar el 30% en el mundo en 33 años, y esto significa la necesidad de producir todo lo que la gente necesita para vivir, que incluye lo más básico, como la comida o el agua potable o el acceso a servicios como la vivienda o el tratamiento de aguas, que aún no llegan a todo el mundo. También significa el acceso a lo que consideramos esencial actualmente, como la electricidad la información. Esta situación se produce en un entorno en el que, en parte por la presión del aumento de la población, sabemos que no podemos producir más residuos y que ciertos recursos –como el suelo o el agua– son limitados. Por lo tanto, hay que aplicar mucha inteligencia a la producción de los bienes esenciales para todos y hacer llegar tecnologías y sistemas de producción eficientes allí donde se necesitan.

EL AUMENTO NO PUEDE SER INDEFINIDO 

El informe de la ONU pone encima de la mesa una de las cuestiones esenciales de la evolución de nuestra sociedad. La población crece, y eso debería ser en sí mismo una buena noticia, porque significa, por ejemplo, que la gente globalmente vive más. Pero este crecimiento no puede continuar indefinidamente, y eso es lo que pasa en Europa, donde la disminución de la fecundidad de las parejas se ha producido como efecto de la educación y el acceso a la cultura y la creciente igualdad entre hombres y mujeres. Estos factores tardan en hacer notar sus efectos en los países en los que crece más la población. Mientras, la producción eficiente de comida y otros recursos esenciales allí donde se necesitan, la forma en que tratamos el desplazamiento de las poblaciones y las consecuencias del envejecimiento son cuestiones que marcarán sin duda el próximo futuro.

0 Comentarios
cargando