Ir a contenido
Carles Puigdemont, en el acto en el Teatre Nacional de Catalunya para presentar la ley del referéndum, el 4 de julio.

JULIO CARBÓ

No es la soberanía

Emma Riverola

No defienden la soberanía de los catalanes, tan solo el laberinto de un 'procés' del que no saben salir

Engañar no es dar soberanía al pueblo. La democracia no es hacer un referéndum sin las mínimas garantías legales. La libertad no es acallar las voces que dudan ni tratar de modelar a la prensa a conveniencia. Catalunya no es una, no tiene una sola visión ni nadie se puede apropiar de su voluntad. No, esto no va de «vencer al franquismo», como expresó recientemente la diputada Anna Simó. Franco murió en la cama y ya basta de ningunear o confundir la memoria de los que sí se enfrentaron a la dictadura. Los que sufrieron cárcel, los que vivieron en la clandestinidad, los que, a pesar de todo, pactaron para impulsar una democracia. ¿De veras creen que esta fantochada es digna de su lucha?

Y sí, el catalán, como cualquier pueblo del mundo, debe tener derecho a pensarse, a dibujar su futuro, a decidir si quiere seguir caminando junto a otros y en qué condiciones. Pero esa decisión solo puede ser el producto de un proceso de reflexión sereno, prolongado y colectivo. Sin buenos ni malos.

Tensar la situación hasta el límite para que el Estado exija responsabilidades y tratar de ganar con el martirologio la voluntad de la mayoría, no es ampliar la base del independentismo, es inflamar un conflicto social en el que ya estamos inmersos. No nos engañen más. No defienden la soberanía de los catalanes, tan solo el laberinto de un 'procés' del que no saben salir. No usen a los ciudadanos como escudo de su incompetencia y embustes. 

0 Comentarios
cargando