Ir a contenido

La canción del verano

Sònia Gelmà

Son canciones ligeras, algunas quedan grabadas para siempre en nuestra memoria, pero otras muchas pasan por nuestra vida sin pena ni gloria. Las canciones del verano tienen un punto de temporalidad como el interés del Barça por determinados jugadores, algunos incluso llegan a sonar diversos veranos, hasta que simplemente pasan de moda.

Y esperemos que Paulinho sea simplemente eso. Una más de las muchas canciones que suenan estos días pero sin mucho recorrido. Básicamente porque si el Barça busca un solo centrocampista y el objetivo prioritario es Verratti, su alternativa debería parecerse en algo. Y por lo que explican los que saben, uno es pop y el otro es rock.

EL VATICINIO DE BARTOMEU

El interés por Paulinho, admitido por el propio jugador, da sentido a aquella frase de Josep Maria Bartomeu tras la final de la Copa del Rey: "Llegarán unos nombres que ilusionarán y otros que quizás no tanto". El presidente ya debía ser consciente en ese momento de lo ambicioso de los primeros objetivos azulgranas y el desencanto de las alternativas. Tal como se está desarrollando el mercado de verano, el barcelonismo empieza a temer que acabé habiendo más de lo segundo que de lo primero.

El problema de los objetivos prioritarios del Barça no es que sean caros o baratos, sino que no tienen precio. Era previsible, cuando se apostó por fichar piezas básicas del PSG, del Arsenal o del Dortmund. Si en algún caso se abriera la posibilidad, ya podríamos tratar el hecho de que el potencial económico de los competidores ha inflado el mercado a cantidades prohibitivas.

POR AHORA, DEULOFEU

Ya saben que el mantra más repetido por los secretarios técnicos en estas fechas es que el verano es largo. Siguiendo con el hilo musical, Robert Fernández ha optado por ir 'Despacito', y a tres semanas para que empiece la etapa de Valverde, la única incorporación inminente es la de Gerard Deulofeu, sobre quien el Barça ejecutará unilateralmente la opción de recompra. Otra cosa es que el extremo acabe jugando en el Barça esta temporada, que está por ver.

Ante un mercado cada año más complicado, el recurso de la promoción interna se antoja como una necesidad indispensable. El famoso desplegable de Zubizarreta. El ascenso del filial permitirá que el salto no sea tan grande. Y si realmente las únicas opciones para reforzar la plantilla son un centrocampista de 26 años que no ha salido nunca del Brasil u otro de 28 que juega en China, quizás sea mejor pensárselo dos veces y, puestos a tomar riesgo, hacerlo con los de casa.

0 Comentarios
cargando