Ir a contenido

AL CONTRATAQUE

Nación de naciones

Cristina Pardo

Me cuesta entender qué quiere decir Pedro Sánchez cuando se define como «defensor de España y del catalanismo» y defensor de un «Estado plurinacional» que no es más que «una nación de naciones»

En política, soltar frases huecas y a la vez rimbombantes, no esconde más que mercancía averiada. Pedro Sánchez ha sido proclamado secretario general del «nuevo PSOE», nos dicen. En su discurso de inauguración de esta etapa repleta de novedades que nos augura, Sánchez propuso echar al PP del Gobierno con la vieja fórmula, ya fracasada, de unir a los socialistas con Podemos y Ciudadanos. No conozco bien al líder del «nuevo PSOE», pero si nos atenemos a los antiguos patrones de la política de toda la vida, parecería que Sánchez solo quiere ganar tiempo haciendo como que tiene un plan que sabe que no va a salir, para así ir recomponiéndose ante las próximas elecciones. Pero bueno, bien está que lo siga intentando, no vaya a ser que Ciudadanos y Podemos recuperen el ritmo ágil del cambio de opinión. Y todo al margen de los militantes a los que tanto apelaba durante la campaña de primarias, por lo que desconocemos si aprueban esta oferta y estos socios. 

Esta etapa del «nuevo PSOE» se abre también con una propuesta para Catalunya. Sin conocer bien al líder de esta novedosísima fase, me cuesta entender qué quiere decir cuando se define como «defensor de España y del catalanismo» y defensor de un «Estado plurinacional» que no es más que «una nación de naciones».

¿UNA DIFERENCIA CULTURAL?

¿Qué significa defender el «catalanismo»? ¿Cómo se hace? ¿Qué implica eso? ¿Es incompatible con defender, por ejemplo, no sé, el andalucismo o el navarrismo? ¿Cómo se aplica el catalanismo para evitar la ruptura de España por parte de los independentistas? ¿Es Sánchez más o menos catalanista que Puigdemont?

Con respecto a la defensa que hace el líder del PSOE de la «nación de naciones», también me surgen dudas. ¿Cuántas naciones? ¿Qué diferencia habría entre la nación catalana y la nación de Castilla y León? ¿Sería una diferencia cultural, como la que defendió Sánchez hace no mucho? ¿Esas naciones dependerían de la nación-madre? Si efectivamente habría una relación de subordinación, ¿a cuántos independentistas espera convencer? ¿Qué barones podrán defender en sus territorios que España contiene varias naciones? ¿Sabe Sánchez cómo articular su propuesta o lo ha hecho solo para devolverle a Iceta su apoyo en las primarias? ¿Qué opinión tienen los militantes sobre la «nación de naciones»? ¿Cómo quiere pactar con Ciudadanos, cuyo origen se sitúa en la Catalunya no independentista, con este plan? ¿Es Bolivia nuestro modelo, como ha dicho la socialista Adriana Lastra? ¿Suscribe Sánchez la teoría de Lastra de que Asturias es un Principado, España un Reino y por eso se gobiernan de manera distinta? Intentarlo está muy bien. Y si además lo explican y lo entendemos, es perfecto

0 Comentarios
cargando