Ir a contenido

pantallas

El joven actor Ian Armitage encarna al personaje de Sheldon Cooper en su infancia, en la nueva serie Young Sheldon.     

La paradoja vertical

Mikel Lejarza

Ya se conocen las programaciones de las cadenas en abierto de EEUU para la próxima temporada, y por tanto también las conclusiones del estado de la televisión; no solo en el país de Trump, sino del sector en su conjunto, puesto que es de allí de donde provienen las principales tendencias y programas que llenan nuestras pantallas.

La primera conclusión es obvia y se repite desde hace años: no hay casi nada nuevo, y lo poco que hay son reformas de lo antiguo. Las reposiciones de 'Roseanne', 'Will & Grace'; los 'spin offs' de 'The Big Bang Theory' con 'Young Sheldon', o el anunciado de 'Anatomía de Grey'; la extensión de franquicias de 'Law & Order' y de 'True Crime' y las habituales series basadas en personajes de Marvel son ejemplo de ello. Nada rompedor.

En la próxima temporada en EEUU no hay casi nada nuevo, y lo poco que hay son reformas de lo antiguo

Lo que sí resulta una novedad importante es que cada vez más las cadenas encargan sus producciones de forma interna. Esto nunca había sido así de manera tan rotunda. La cadena ABC, por ejemplo, propiedad de la productora Disney, emite con éxito 'Modern Family', y la NBC, propiedad de Universal, hace lo mismo con 'This is Us'.

Ambas series están producidas por la Fox, que también tiene su propia cadena y que sin embargo ofrece sus productos al mejor postor, aunque éste sea su competencia. Siempre ha sido así, hasta este año. A partir de septiembre el mercado televisivo será más que nunca vertical. Se trata de optimizar los recursos de los grupos audiovisuales en una coyuntura en donde los ingresos publicitarios de la televisión no están tan seguros. Esta nueva estrategia acarrea consecuencias curiosas. Dado que la diferencia en 'rating' entre programas de éxito y fracasos es cada vez menor, la línea de cancelación de una serie y su renovación ya no depende únicamente de la audiencia, sino también de quién la ha producido. Si es el estudio del grupo, como eso ofrece un beneficio adicional, se renueva. Todo queda en casa.

Sube el número de 'realities': son más baratos, ocupan más tiempo en pantalla y vinculan más a la audiencia

Por lo demás, el concepto del 'Peak TV' - enorme oferta, especialmente de ficción, que ha protagonizado los últimos años de la televisión- parece haber tocado techo tal y como lo conocemos. No se trata del final de nada, sino de un cambio de estrategia que se concreta en que haya menos contenidos de ficción, mientras que sube el número de 'realities', que son más baratos, ocupan más tiempo en pantalla y vinculan a la audiencia más con las nuevas formas de comunicación a través de internet.

Mientras todo esto ocurre, los mayores actores del mundo tecnológico, Amazon, Google y Facebook, quieren entrar en el mercado de la publicidad de la TV, porque las grandes marcas de artículos de consumo continúan viendo a la tele como el socio imprescindible a la hora de anunciar sus productos. Lo hacen emitiendo contenidos, lo que cada vez acerca más a estas plataformas a lo que siempre hemos definido como cadenas de pago u ofertas de video bajo demanda con suscripción. Amazon en Alemania, Austria y Reino Unido ofrece ya 40 ofertas de contenidos a la carta, incluidos canales deportivos y de cine. Todo dibuja una paradoja curiosa en la que los mismos contenidos de siempre están definiendo una televisión que no para de cambiar.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.