Ir a contenido

LA CLAVE

Emmanuel Macron.

REUTERS / CHRISTIAN HARTMANN

La ultraderecha se la pega

Albert Sáez

2017 tenía que ser el gran año de la ultraderecha a rebufo de la victoria de Donald Trump en las presidenciales de Estados Unidos. Geert Wilders estaba llamado a ser la punta de lanza para reconquistar el Viejo Continente desde Holanda a sueldo de PutinLe Pen debía seguir su estela en primavera hasta colocar a Alternativa para Alemania (AfD) al borde del gobierno de Berlín en otoño. La realidad ha desmontado esa ficción. Wilders sacó un buen resultado pero quedó a años luz de la victoria y del gobierno. Le Pen fue barrida en la segunda vuelta de las presidenciales y va a ser definitivamente triturada por Macron en las legislativas. Alternativa para Alemania se ha cocido en los sondeos favorables. Y de rebote la astucia suicida de Theresa May se ha llevado por delante a los restos del UKIP tras el triunfo del 'brexit'. Mientras, a Trump se le pone más cara de 'impeachment' cada vez que habla Comey. Y amenaza que lo tiene todo por escrito. Todo apunta pues que el 2017 va a ser un mal año para los partidos de ultraderecha. Quizás no tanto para algunas de sus ideas y de sus proyectos.

De lo que no hay duda es de que el sistema es algo más resistente de lo que algunos han pronosticado en los últimos años. El populismo, se haga desde la derecha o desde la izquierda, se limita en demasiadas ocasiones a acumular los errores del adversario en un único relato, sin presentar ninguna suerte de alternativa o, en algunos casos, ocultando su verdadera alternativa. La UKIP reconoció muy pronto que no sabía como se salía de la UE sin arruinar a la Gran Bretana. Trump ha evidenciado finalmente que su única diferencia con los Bush es cambiar a Irak por Catar y seguir abrazado a la Arabia Saudí corrupta y amiga de los terroristas. Le Pen no aguantó cuando Macron la puso entre el euro y la pared. La AfD no es alternativa en un país envejecido y falto de mano de obra como Alemania. En lo más cercano, Iglesias demostrará este martes, una vez más, que la única manera de que Podemos sea la alternativa del PSOE es que Rajoy se mantenga en el poder, investidura tras investidura y moción de confianza tras moción de confianza.