Ir a contenido

Valientes cobardes

David Garriga

Este atentado de Manchester conmociona aún más por la edad de las víctimas

Este pasado lunes nos acostábamos con la terrible noticia de una explosión en el Manchester Arena que acababa con la vida de al menos 22 personas y más de 50 heridos al finalizar el concierto de música de Ariana Grande. Menos de 24 horas después el grupo terrorista ISIS a través de uno de sus medios de comunicación, 'Amaq', publicaba su reivindicación del atentado.

Nada sorprende ya cuando se habla de ISIS. No solo es un grupo terrorista que ha sido capaz de crear en muy poco tiempo unas infraestructuras militares, sociales y económicas similares a las de un Estado, sino que en la actualidad sigue estando presente en Occidente sembrando el terror con atentados perpetrados por sus terroristas y con un discurso que sigue atrayendo a algunos de nuestros jóvenes.

A pocas semanas de las elecciones generales en el Reino Unido nos encontramos con un atentado en pleno corazón de Manchester. No debería sorprendernos que se cometa a pocos días de unos comicios, ya pasó a tres días de la primera vuelta de las elecciones francesas del mes pasado con el asesinato de un policía en los Campos Elíseos. Decantar el voto hacia una opción más extrema y contraria a todo lo que ellos se empeñan en abanderar, les beneficia y favorece. Instaurando de esta manera su ideología extremista en Occidente y potenciando esa dicotomía de pensamiento que tanto les ayuda para implantar su deseado califato mundial. 

BOMBA IMPROVISADA

Por otro lado, la forma de actuar tampoco es nada nueva: un artefacto explosivo improvisado activado en medio de una multitud. Una bomba citada en numerosas ocasiones en sus canales, manuales y revistas como arma contra los infieles de fácil fabricación y con unos materiales accesibles para la mayoría. La manera de operar del grupo terrorista la conocemos cada vez más a través del uso de materiales y mecanismos de fácil acceso y que pueden pasar mucho más desapercibidos. El objetivo sigue siendo el mismo: asentar el terror en los diferentes países en donde quieren implantar su califato. Por un lado, favoreciendo un odio y aversión de Occidente contra el islam a través de atentados perpetrados, según ellos, en su nombre y, por otro lado, manteniendo a la población occidental bajo un estado de miedo frente a sus acciones terroristas sorpresivas. 

Pero lo acontecido en Manchester conmociona por el perfil de las víctimas. Han muerto niños inocentes, hecho que no deja de ser un paso más en la evolución de estos asesinos que, buscando crear el terror en Occidente, modifican su manera de atentar con el fin de llegar a estremecer a la población en cada uno de sus crímenes. Pero estos atentados y reivindicaciones en donde las víctimas son niños y adolescentes no hacen más que debilitar el discurso de supremacía que proclaman los terroristas. La cobardía de atentar contra unos menores indefensos es contraria y desdibuja el discurso de valentía que quieren exhibir los guerreros del califato. 

0 Comentarios
cargando