Ir a contenido

LA MEMORIA HISTÓRICA

La Generalitat tiene en marcha el Pla de Fosses 2017, que depende directamente de Raül Romeva, que es un 'conseller' propuesto por los republicanos

La semana pasada el diputado del PSC David Pérez afirmó en la radio pública que ERC se habría encargado de evitar la exhumación de fosas de la guerra civil para evitar que se conociera que los allí enterrados "sobre todo son gente de España que vinieron a Catalunya a defender la democracia". Tiene bemoles, el asunto, y los tiene por una larga lista de motivos. Por ejemplo, hay que tener en cuenta que ahora mismo la Generalitat tiene en marcha el Pla de Fosses 2017 que está haciendo más de 40 actuaciones a lo largo del territorio. Precisamente este es un plan que depende directamente de la 'conselleria' de Raül Romeva, que fue nombrado miembro del Govern a propuesta de ERC.

Todavía más: el pasado septiembre los 'consellers' Toni Comín, Raül Romeva y Carles Mundó, todos ellos designados por los republicanos, firmaban un acuerdo para la creación de un banco de ADN público que cuente con el apoyo de toda la estructura institucional para ayudar los familiares de desaparecidos a poder identificarlos. Pero debemos retroceder unos cuantos años, en el 2004, cuando la Generalitat abrió por primera vez una fosa común. Fue la de Mas Puigvistós, de Prats de Lluçanès, donde se encontraron los cuerpos de siete hombres muertos por arma de fuego, seis de los cuales desgraciadamente no se pudieron identificar. Esta operación dependía de un 'conseller en cap' que –¡oh, qué sorpresa!- era de ERC.

Y, sí, nadie niega que hubo personas de otros orígenes que vinieron a defender esta tierra, del mismo modo que las calles de Barcelona estaban llenas de carteles animando a hacer donativos con el lema 'Defender Madrid es defender Catalunya'. Esto no debería tener nada que ver con el hecho que, tanto entonces como hoy, muchos catalanes entienden que su futuro lo deben decidir ellos mismos, por más que Pérez proteste en las concentraciones de Societat Civil Catalana donde, de vez en cuando, se cuelan banderas con los símbolos ornitológicos de aquellos que asediaban Madrid.

0 Comentarios
cargando