Ir a contenido

Esperando el 'gallo' blanco que no llega

Albert Guasch

La Liga languidece para el Barça. Se acerca al desenlace a la espera aún del giro inopinado. El Sevilla no forzó el 'gallo' a los blancos que provocara un deslizamiento en la tabla. El Madrid presenta buena voz y Cristiano Ronaldo no es como el representante español en Eurovisión. Grita fuerte y dispara duro. ¡Uuuh! Solo queda el Celta para agrietar las cuerdas vocales madridistas. Menos fe hay en el Málaga. Por muchas razones. Todo se desvelará pronto, esta misma semana.

Ambos son equipos ante los que el Barcelona se encogió. Lo recordó ayer Luis Enrique, como si se quisiera animar a sí mismo. Pero aun sabiendo que la gracia del fútbol radica en su falta de linealidad y que lo inesperado surge en ocasiones para aplacar complacencias, no da la impresión ahora mismo que el equipo de Zidane se vaya a quedar empantanado. Estirando la metáfora del canto, no se le adivina ninguna afonía repentina.

Nada que regalar

Decía Luis Suárez en una entrevista con este diario que la lección del presente curso consiste en que no se puede regalar ni un minuto. El Barça, efectivamente, está pagando por despistes puntuales ante contricantes menores. Eso se ha venido diciendo desde hace semanas. Y así será hasta el día del balance final. Y también se deberá recordar que Neymar, tan implacable ayer y subrayando lo mucho que ha crecido este año, tuvo su momento infantil en la Rosaleda que le supuso una expulsión fatal para el equipo y sus aspiraciones en este campeonato. 

El Barça va haciendo lo que debe hacer. Alargar el pulso hasta el pitido de cierre, incluso con una defensa vestida con prendas poco conjuntadas. Le quedó bien la presencia de Marlon. Quedaba más chirriante Digne en el lateral derecho, esa posición que ha propiciado muchos gallos este año. Uno más en Canarias.

0 Comentarios
cargando