Ir a contenido

Festival en cambio

Cómo ver Eurovisión

Care Santos

Qué birria de festival. Flojas las canciones y los presentadores

El Festival de Eurovisión ha cambiado mucho. De enviar a cantantes con experiencia hemos pasado a mandar muchachos que desafinan en camisa hawaiana. De cita familiar frente a la tele a seguimiento masivo por parte del colectivo GLTB. Gente joven que tuitea. Y ahí viene lo bueno. Los rapidísimos ingenios que el sábado llenaron la red de comentarios hilarantes crearon un festival paralelo y jugoso. Había docenas de fotos de gallos después del desafortunado ídem de nuestro representante, por ejemplo. Durante un buen rato Manel Navarro fue por eso trending topic mundial.

Gustó el contundente físico del croata Jacques Houdek. «Es como si Gabriel Rufián se hubiera comido a Oriol Junqueras», dijeron. Al jovencísimo cantante búlgaro, Kristian Kostov (17 años), le tocó lo suyo. «No son horas para este niño», dijo alguien. «Se ha perdido un chaval que se llama Kristian, está en Eurovisión», tuiteó otro. Al dueto rumano les compararon con Heidi y Pedro. De la pasmada cantante belga se dijo que había abusado de las valerianas. A los suecos, trajeados y guapos, que parecían un anuncio de trajes. Aunque los hubo más sinceros: «¿Tienen elegancia o un polvazo?». Y como había disfraces animales en las coreografías –un gorila, un caballo… y nuestro gallo– renombraron, oportunos: «Zoovisión».

Qué birria de festival. Flojas las canciones y los presentadores. Íñigo retransmitiendo como si valiera la pena (y sin mirar el Twitter, entiendo). Las sorpresas fueron tan escasas como los heterosexuales. España, más a la cola que nunca. Un comentarista de la BBC lanzó una hipótesis: «Tal vez no desean arriesgarse a organizar la próxima edición». Acabáramos. Ganó el portugués Salvador Sobral, con una balada apenas pasable. De él se bromeó poco, seguramente porque los eurovisivos conocían de antemano sus problemas de salud. Casi al final, durante la actuación de Jamala, un espontáneo envuelto en la bandera australiana mostró el culo en directo. Por fin algo bueno. Eso y lo que dijo el ganador cuando ya sabía que lo era: «La música no son fuegos artificiales». Cualquiera lo diría.

0 Comentarios
cargando