23 feb 2020

Ir a contenido

LAS POLÍTICAS SOCIALES

ECONOMATO. Compra de productos en el local de Cáritas en Vilanova i la Geltrú.

Servicios universales contra el estigma

Loli Rodríguez

Iniciativas como los servicios de orientación y acompañamiento familiar (SOAF) nos ponen en el camino de lo que reclamamos en políticas sociales: inversión en prevención, acceso universal y atención centrada en la persona

Uno de los grandes retos en el ámbito de la atención a las personas es pasar del paradigma 'catálogo de servicios' (disponer de una serie de recursos e intentar responder a las demandas con lo que se puede ofrecer) a un modelo que ponga a 'la persona en el centro' y empiece por escuchar la necesidad específica para responder de la forma más adecuada posible. Mediante un sistema integrado de ventanilla única que valore y derive hacia donde haga falta con la información necesaria para no tener que repetir trámites y explicaciones.

Al mismo tiempo, desde el tercer sector reclamamos servicios universales que no estigmaticen y políticas preventivas que dejen atrás las prácticas asistencialistas y combatan las causas de las desigualdades. Una conjunción de factores que no son fáciles de cumplir en contextos de emergencia como el que llevamos años sufriendo.

SITUACIONES DE VULNERABILIDAD SOBREVENIDA

Las situaciones de vulnerabilidad sobrevenida han generado un nuevo segmento de población en riesgo que tradicionalmente no había sido usuaria de los servicios sociales y que no se identifica con los estereotipos que se les asocian. Personas y hogares que agotan los recursos de soporte intrafamiliar y viven situaciones de desgaste relacional, emocional y social que, de una forma u otra, terminan aflorando. A veces ni siquiera se manifiestan de manera explícita, sino que deben detectarse a través los centros de salud o las escuelas, por ejemplo.

Reclamamos servicios asistenciales que no estigmaticen y políticas preventivas contra las causas de la desigualdad

Esta nueva realidad de familias que hasta ahora no podían acceder a ciertos servicios gratuitos porque no formaban parte del colectivo al cual se dirigen los servicios sociales básicos, pero que tampoco podían permitirse servicios privados porque, de repente, escapaban a sus posibilidades, han hallado una respuesta en un proyecto piloto que debería potenciarse.

Tras muchos años de paliar emergencias y responder con medidas asistenciales, el despliegue de un servicio público de acceso universal para todas las familias abre una vía hacia el nuevo modelo centrado en la persona. Los resultados obtenidos en los 10 servicios de orientación y acompañamiento familiar (SOAF) existentes actualmente en Catalunya –financiados por la Generalitat y gestionados por entidades sociales— avalan la apuesta por una atención ágil y precoz que evite el deterioro y promueva el bienestar para facilitar la función de las familias como red de soporte natural.

LA VERTIENTE COMUNITARIA

La intervención rápida y a medida, sin etiquetajes y con un enfoque sistémico que complementa la atención de otros profesionales de la red básica, favorece que las familias puedan desarrollar de forma óptima sus funciones parentales y de cuidado. La vertiente comunitaria juega también un papel importante, ya que se ofrecen actividades intergeneracionales y de ocio, servicios de mediación, programas de mentoría social y terapia familiar si es necesaria.

No hay que perder de vista batallas imprescindibles como la garantía de rentas o un nuevo marco laboral

Puede considerarse una gota en medio del océano, pero reconocer pequeños avances nos puede alentar y deben ponerse en valor para que las buenas prácticas se extiendan. Sin perder de vista batallas imprescindibles como la garantía de rentas o un nuevo marco laboral que cree ocupación de calidad, iniciativas como los SOAF nos ponen en el camino de lo que reclamamos en políticas sociales: inversión en prevención, acceso universal y atención centrada en la persona.