Ir a contenido

Dos miradas

El perdón no basta

Emma Riverola

Con el perdón no basta. No basta para redimir a las víctimas, ni a los profesores o hermanos maristas a los que repugnan los hechos, ni a una sociedad defraudada

"Hay víctimas y, si hay víctimas, somos responsables". Con estas palabras el superior general de los Hermanos Maristas, Emili Turú, se expresaba en un programa de TV-3. Por segunda vez se disculpaba en público. De nuevo, perdió la oportunidad de anunciar cómo piensa la orden depurar esa responsabilidad.

El viernes 5 de febrero del 2016, la portada de EL PERIÓDICO exhibía el primer titular de lo que conformaría el 'caso Maristas'. Semanas de investigación concluyeron con la revelación de 43 denuncias contra una docena de profesores y un monitor por delitos cometidos durante cuatro décadas en los colegios de Sants-Les Corts y la Immaculada, en Barcelona, y Champagnat, en Badalona. Muchas de esas víctimas quisieron relatar su calvario. Después de años, necesitaban compartir el dolor y la vergüenza, denunciar para que más niños no sufrieran lo que ellos padecieron. También tres de los pederastas confesaron en estas páginas su culpa. Por desprecio, por vanidad o por temor, ningún superior de la orden quiso nunca conceder una entrevista a este diario. Quizá no estaban dispuestos a responder la pregunta obvia: a pesar de que la justicia dictaba que la mayoría de los delitos habían prescrito, ¿por qué seguían encubriendo a los pederastas? Con el perdón no basta. No basta para redimir a las víctimas, ni a los profesores o hermanos maristas a los que repugnan los hechos, ni a una sociedad defraudada.

0 Comentarios
cargando