Ir a contenido

Javier Tebas, el presidente de la Liga, debería preocuparse por el buen funcionamiento de la competición y no por los goles de Messi al Madrid, su equipo

Hubo un tiempo en el que los dirigentes del deporte no sentían la necesidad de revelar sus colores. En ese tiempo tampoco había forofos ejerciendo el periodismo. Y si los había, al menos, no hacían gala de ello. Ni presidentes llegados de países lejanos insultando en Twitter. Es más, no había redes sociales. Los futbolistas hablaban con los medios al salir de los entrenamientos libremente, rajaban cuando les interesaba, atendían al acabar los partidos a televisiones, radios y periódicos, incluso daban entrevistas a quien les apeteciera. Las radios les llamaban al fijo de casa porque no había móviles. Como mucho, algún jefe de prensa les tiraba de las orejas si habían metido la pata. Nadie le ponía puertas al campo.

En la Liga nos sobresaltábamos de vez en cuando con rajadas de personajes como Jesús Gil, Joan Gaspart o con los botes de Ramón Mendoza en un aeropuerto. Tampoco había asesores de comunicación para preparar las intervenciones postpartido de los presidentes o portavoces.

SUPERPROFESIONALIZACIÓN 

El mundo del fútbol hoy es otro. Mucho más profesionalizado en todas sus vertientes, multimillonario y global. Ya no hay Giles, Gaspares, Mendozas o Loperas. La Liga se ve en Asia y los horarios de los partidos se fijan teniéndolo en cuenta. Los árbitros ganan cifras respetables. Las estrellas del futbol tienen empresas enteras de comunicación para sí mismos y manejan cuentas en redes sociales con millones de seguidores en todo el planeta. Las televisiones pagan cifras descomunales por el producto en exclusiva. El aficionado puede ver el partido en su móvil mientras va en el metro, quitar el audio del narrador de su tele para poner el de la radio o elegir la opción multifútbol. La tele es en HD y algunos partidos se ven en 4K. Hay cámaras aéreas en varios estadios y en dos de ellos repetición de 360 grados. Es fantástico.

A Tebas le "da pena" el gol de Messi al Madrid pero no que los jugadores, entre ellos la estrella azulgrana, no hablen para los medios al final de los partidos

En medio de esta orgía futbolística que disfrutamos, tras vivir uno de los  mejores clásicos de los últimos años,  va Tebas, presidente de la mejor liga del mundo, y dice que le "dio pena" que el argentino marcase el 2-3 porque, como todo el mundo sabe, él es del Real Madrid.

Ese gol reabrió la Liga que dirige Tebas. Al tiempo, exige que los jugadores hablen estrictamente del partido en las entrevistas a pie de campo y si no es así, la LFP las censura. Quedan cuatro jornadas de Liga. Si vemos a Messi en algún micro a pie de campo en las jornadas que restan, habrá que preguntarle por el partido y por toda la liga, porque será la primera vez que lo haga. Eso a Tebas no le da pena. 

0 Comentarios
cargando