'Final four'

En las elecciones del domingo no solamente está en juego un título francés sino el futuro de Europa

1
Se lee en minutos
Marine Le Pen.

Marine Le Pen. / REUTERS / STEPHANE MAHE

Un buen amigo, empresario del sector de las artes gráficas, Lluís Masdevall, hace tiempo que tiene relaciones comerciales con Francia. Lleva días en París, haciendo negocios y hablando con clientes, con socios y amigos. Me hace un análisis sobre el terreno de las elecciones del domingo. Dice que la indecisión de los votantes, con un porcentaje altísimo, se puede convertir en «una bomba de relojería», porque ve a los franceses «desconcertados», con un PSF a la deriva, con un Fillon tocado, pero con un voto fiel, con una Le Pen que parece estancada y con la irrupción de un Mélenchon radical

Noticias relacionadas

Macron, que recibe el apoyo de los jóvenes bien situados, de los pequeños empresarios y los llamados 'bobos' (bohemios burgueses), tiene en contra la derecha clásica, pero, sin embargo, en una hipotética segunda vuelta cree que ganaría. «Como Fillon», dice mi amigo. Lo que no tiene claro es qué pasaría en un duelo entre Le Pen y Mélenchon. «Todo es posible», me confiesa, en esta 'final four' en la que no solamente se juega el título francés sino el futuro de Europa.

Hace 15 años, al día siguiente de la segunda vuelta, Chirac –con un aroma pestilente– se convirtió, con el 82% de los votos, en la encarnación de la República. 'Libération' tituló 'Ouf', un suspiro de alivio. ¿Volvería a darse, hoy, un ciclón similar en favor de la propia esencia republicana o es que la hija de Le Pen ya es vista como una posibilidad aceptable, más aún si el rival es comunista?