Ir a contenido

Análisis

El control de la verdad en internet

Lourdes Muñoz Santamaria

Para superar la desconfianza sobre la información en la red hay que poner en manos de las personas herramientas de participación en el filtraje

Diversos acontecimientos nos han alertado sobre el fenómeno de la desinformación. Surgen conceptos como posverdad y debates públicos sobre el papel de los servicios de la sociedad de la información. ¿Debe Google desactivar la etiqueta 'noticias destacadas' si no las filtra? ¿Debe Facebook crear un servicio externo de verificación de noticias? Algunos gurús intentan eludir el debate hablando de la difícil frontera entre opinión y desinformación y añadiendo el rechazo de la censura.

La etapa de generalización de los medios sociales supuso un incremento de la democratización de la información. Actualmente, la proliferación de información no fiable, la incapacidad de procesar la recepción masiva de información y la utilización de las redes por parte de todos los poderes ha generado desconfianza en la red como espacio público de información.

La red abierta, basada en la participación masiva y distribuida, es la que produce resultados de innovación económica y beneficio social

Diversas voces del periodismo digital reclaman espacios de confianza. Sin llegar al extremo de filtrar o eliminar contenidos, pero sí creando marcadores de noticias o fuentes que indiquen su fiabilidad. El problema de la verificación y el filtro de la información siempre ha existido. El cambio actual viene generado por la cantidad masiva de informaciones y fuentes que nos alcanza.

¿Cómo y quién construye espacios de confianza que indiquen qué información es veraz? ¿Quién tiene ese poder? ¿Queremos un juez mundial o unas pocas manos que señalen la información veraz?

LA FIABILIDAD DE LAS FUENTES

Lo cierto es que deberíamos disponer de recursos individuales y colectivos para contrastar la fiabilidad de las fuentes. Porque la mirada crítica de cada persona es clave. Y, al mismo tiempo, la formación de la ciudadanía para discriminar la información en la era de la sociedad-red es un requisito para cualquier democracia del siglo XXI.

"Tras una etapa de libertad, los poderes intentan controlar las nuevas herramientas, limitar la libertad. La única validación debe ser peer to peer", decía recientemente un activista digital.

Una de las grandes innovaciones que aportó Google fue dar el poder a los usuarios. En los buscadores antiguos aparecía primero quien más pagaba; en el page rank de Google, quienes más referencias tienen.

MECANISMOS ABIERTOS Y TRANSPARENTES

Cada servicio de internet debería disponer de un true rank, un ranking participativo para construir la verdad entre todas las personas. Porque la información es la nueva materia, los datos son el nuevo input de la economía y la nueva sociedad. Y la red abierta, basada en la participación masiva y distribuida, es la que produce resultados de innovación económica y beneficio social.

Para superar la actual etapa de desconfianza sobre la información en internet hay que poner en manos de las personas herramientas que permitan participar directamente de la construcción de la verdad en la red. Este es el espíritu de la red de redes. Internet nace de compartir redes y conocimientos, genera los mejores resultados cuando las herramientas permiten a las personas construir proyectos. La mejor forma de descodificar la información veraz pasa por mecanismos abiertos, transparentes y con participación de las personas.

0 Comentarios
cargando